Senador Eddie Lucio Jr.

DE DIFUSION INMEDIATA
14 de mayo de 2003
CONTACTO: Doris Sánchez
(512) 463-0127

Senado de Texas aprueba la lucha del Sen. Lucio contra la obesidad infantil

AUSTIN – El Senado en pleno aprobó hoy una medida del Senador Estatal Eddie Lucio Jr. que crearía un comité interino conjunto para el estudio de la nutrición y salud en escuelas públicas, enfocado en combatir la obesidad y enfermedades relativas a ésta en los niños en edad escolar.

“Aunque los productores de gaseosas dicen que la obesidad se debe sólo a falta de actividad, la diabetes tipo II es causada por algo más que la inactividad”, dijo el Senador Lucio.

El comité interino creado por el Proyecto de Ley Senatorial 474 examinaría todas las opciones de alimentos y bebidas ofrecidas a los estudiantes de escuelas públicas: el programa nacional de alimentación escolar, la comida a la carta, comidas ofrecidas en competición con la de cafeterías y productos accesibles en máquinas de venta. Los ingresos del programa nacional de alimentación escolar vuelven al programa, mientras que las ganancias de los productos vendidos en competición y los de máquinas de venta pueden ser usados a discreción de los directores de escuelas o distritos escolares. Las escuelas no tienen incentivos para preparar comidas sanas y atractivas para los escolares. Sí existen incentivos financieros para que las escuelas guíen a los alumnos hacia el consumo de productos que no son sanos.

“Yo no sé si el contribuyente medio tiene conocimiento de esto, pero en el 2001, 738 programas escolares de servicio de comidas operaban en rojo en Texas”, declaró el Senador Lucio. “Nuestros distritos escolares subsidian su programa de alimentación a un costo de 23.682.137 dólares, y mi meta es revertir esta perjudicial tendencia”.

El Senador Lucio espera que se creen programas en todas las escuelas que ofrezcan a los estudiantes opciones sanas para sus hábitos alimenticios. El explicó: “Estudios demuestran que los niños fijan a muy temprana edad los hábitos alimenticios que mantendrán toda su vida, y si no somos conscientes de este hecho, veremos que los niños entran a su adultez con dietas muy pobres y todos los problemas de salud asociados. Los padres no están en la escuela con sus hijos para examinar sus hábitos alimenticios, y, francamente, las escuelas no deberían guiar a los niños a ingerir ‘comida basura’”

NOTA: la Cámara de Representantes considerará ahora el Proyecto de Ley Senatorial 474.

arriba