Senador Eddie Lucio Jr.

COMUNICADO DE PRENSA
DE DIFUSION INMEDIATA

9 de abril de 2003
CONTACTO: Doris Sánchez
(512) 463-0127

Columna de Opinión:
Perpetua sin libertad condicional respondería a la demanda del público en Texas

En esta sesión legislativa, he introducido el Proyecto de Ley Senatorial 348, una medida que agregaría la condena perpetua sin posibilidad de libertad condicional como opción de sentencia para casos de crímenes capitales, incluyendo aquellos donde los fiscales no busquen la pena de muerte. Actualmente, los jurados sólo tienen dos opciones para crímenes capitales: la pena de muerte o cadena perpetua con posibilidad de libertad condicional después de 40 años. Por lo tanto, nuestro estado no tiene una verdadera cadena perpetua.

Propongo esta legislación no por oponerme a la pena de muerte, sino como promotor de mayores opciones para jurados. En efecto, creo en la necesidad de la pena de muerte en nuestro estado. Hay algunos crímenes donde la justicia solo puede ser servida imponiendo la más severa de las condenas. Sin embargo, también creo en dar a nuestros jurados de Texas todas las opciones cuando se trata de tomar una de las decisiones más importantes que uno es llamado a tomar.

El agregado de perpetua sin posibilidad de libertad no es solo mostrar respeto por nuestros jurados, es también una enérgica medida contra el crimen, que permitirá a jurados sacar permanentemente de las calles a criminales peligrosos. Imponiendo sentencias a perpetua sin posibilidad de libertad, podremos garantizar que nuestros barrios estén a salvo de los criminales más violentos. Aún más, la sentencia asistiría a familiares de las víctimas a lograr superar la tragedia, ya que no tendrían que volver a vivir el trauma durante el proceso de libertad condicional, y podrían estar seguros que el criminal no vuelva a vivir en sociedad.

Existen algunos opositores que argumentan que al crear esta sentencia, nuestro sistema correccional tendrá que lidiar con un nuevo tipo de prisionero, que será más violento y tendrá menos incentivo para comportarse. Sin embargo, investigaciones y la experiencia prueban lo contrario. Investigaciones conducidas en el Departamento de Correccionales de Missouri, por ejemplo, hallaron que los prisioneros con cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional no son más violentos que aquellos que sí tienen posibilidad de libertad, cuando se analiza su comportamiento por un período de 15 años. Aun más, me han informado varios actuales y ex administradores de cárceles en la nación, que esos criminales que sirven sentencias perpetuas sin libertad condicional no presentan problemas disciplinarios extraordinarios en comparación con otros prisioneros.

Actualmente, otros 46 estados tienen perpetua sin libertad condicional como opción de sentencia, haciendo a Texas uno de sólo cuatro estados en la nación sin esa opción. Es hora de entender el valor de tener esta sentencia en Texas. También debemos escuchar la opinión de la gente. Una reciente encuesta de Scripps Howard en Texas halló que el 72% de los tejanos apoyan el cambio de la ley para permitir la cadena perpetua sin libertad condicional. La demanda de esta opción no debería ni puede ser ignorada.

Otros opositores argumentan que esta opción servirá para debilitar la pena de muerte en nuestro estado. Yo digo que no lo hará. La pena de muerte sigue siendo dada en estados que tienen perpetua sin libertad condicional. Es también importante mencionar que el 80 por ciento de los tejanos encuestados siguen estando a favor de la pena de muerte aún si supieran que la persona condenada por un crimen capital puede recibir cadena perpetua sin libertad condicional. Por último, creo que debemos confiar en nuestros jurados y darle opciones que les permitan elegir el castigo más apropiado al criminal. Nuestros jurados en Texas merecen ese respeto.

Dicho simplemente, la cadena perpetua sin libertad condicional es un castigo apropiado para ciertos crímenes. Aunque no es común que, bajo la ley actual, un condenado por crimen capital sea liberado después de servir 40 años, no hace menos real el hecho de que la ley dice esencialmente que aunque alguien cometa un crimen horrendo, esa persona puede tener la oportunidad de reintegrarse a la sociedad. Independientemente de la posibilidad estadística de que sea liberado, las leyes establecen estándares de castigos.

Esta sentencia también da mayor credibilidad al procedimiento de la pena de muerte en nuestro estado. Durante años, el sistema de castigo capital en Texas ha sido criticado rutinariamente. Dando a jurados la opción de una sentencia que anule la elegibilidad a libertad de un prisionero, estaríamos mejorando la integridad del proceso.

La opción de cadena perpetua sin libertad condicional reforzaría nuestro sistema judicial, dando a jurados otro instrumento para asegurar la justicia para las víctimas y sus familias en el proceso de sentencia. A veces, la justicia sólo se logra con una sentencia a perpetua sin condicional, y los tejanos deberían tener la posibilidad de imponer este castigo.

Como dijo una vez Thomas Jefferson: Bajo el carácter de jurado, los ciudadanos ejercitan en persona la mayor parte de los poderes judiciales. Los jurados son uno de los elementos más importantes de nuestra democracia. Debemos confiar en ellos, y, cuando podamos, brindarles todas las maneras posibles de asegurar que la justicia sea servida.

NOTA: El Proyecto de Ley Senatorial 348 –ó Cadena Perpetua sin Libertad Condicional—fue aprobado por el Comité Senatorial de Justicia en lo Criminal el 2 de abril del 2003. Este va ahora a consideración del Senado en pleno.

arriba