Senador Eddie Lucio Jr.

DE DIFUSION INMEDIATA
15 de noviembre de 2002
CONTACTO: Doris Sánchez
(512) 463-0127

Propuestas hechas en la audiencia del Subcomité Senatorial de Asuntos Fronterizos, sobre el Tratado del Agua Estados Unidos-Méjico de 1944

AUSTIN, TX – Recomendaciones desde continuar con las tácticas diplomáticas hasta presionar con más fuerza a Méjico sobre el agua que debe a Estados Unidos bajo el tratado del Agua EEUU-Méjico de 1944 fueron expresadas ayer en la audiencia del Subcomité Senatorial de Asuntos Fronterizos presidido por el Senador Estatal Eddie Lucio Jr. (D-Brownsville).

“Escuchamos un excelente testimonio ofreciéndonos opciones, cuando tratamos de hallar el mejor camino para presionar a Méjico a que pague el millón y medio acres/pies de agua que debe a nuestros agricultores del sur de Texas”, dijo el Senador Lucio. “Sin embargo, continuaré explorando toda vía legal disponible”.

El recientemente electo Procurador General Greg Abbott se comprometió ante el Senador Lucio a trabajar con él para ayudar a resolver el problema del pago del agua. “Usaré todo instrumento legal disponible a la oficina del Procurador General (AG) para ayudar a los tejanos a obtener el agua que merecen. En el caso de que nos encontremos frente a un muro en cuanto a poder usar esos instrumentos legales, recurriré a todo esfuerzo diplomático para obtener el agua que los tejanos se merecen”.

Representantes de la oficina del Procurador General John Cornyn dijeron ver obstáculos legales significativos para iniciar juicio al gobierno de los Estados Unidos porque el tratado fue firmado entre dos naciones soberanas y no da a Texas o sus ciudadanos ningún derecho particular. En otras palabras, no existe provisión para que Texas ni los agricultores del sur de Texas puedan iniciar juicio para obtener compensación por pérdidas de cultivos o el pago de la deuda de agua. Sin embargo, los representantes de AG de Texas indicaron que continúan investigando otras opciones legales, aunque no dieron explicaciones porque sienten que pondrían en riesgo sus esfuerzos si sus “opositores” (Méjico) conocieran sus planes actuales.

Bajo el tratado, Estados Unidos tiene derecho a un promedio anual mínimo de 350.000 acres/pies de agua de seis ríos tributarios mejicanos que desembocan en el Río Grande (o Bravo). Aunque el pago puede ser más o menos que 350.000 acres/pies por año, deben promediar por lo menos 350.000 acres/pies anuales al cabo de un ciclo de cinco años. El 2 de octubre pasado concluyó el ciclo de cinco años 1997-2002.

El Secretario de la Comisión de Límites y Aguas Internacionales (IBWC) de Estados Unidos, Carlos M. Ramírez, dijo que si Méjico no cumple las demandas del Tratado de Agua, los Estados Unidos impondrían sanciones contra Méjico, pero que no tenía la libertad de decir cuáles serían. Sí añadió que el Departamento de Estado tiene “planes contra Méjico que podrían activarse pronto”.

También ofreció testimonio la Secretaria de Agricultura de Texas Susan Combs, quien dijo que el tratado actual es muy ambiguo, particularmente en lo que se refiere a los términos “sequía extraordinaria”, bajo la cual Méjico no está obligado a pagar el agua. Tales términos no están definidos en el tratado. Ella informó que toda la evidencia, incluyendo información del gobierno de Méjico, lleva a la conclusión de que no ha habido una sequía “de una década” (citada frecuentemente en comentarios de funcionarios mejicanos) ni una sequía extraordinaria. Otro punto ofrecido por la Secretaria Combs es que Chihuahua ha construido diques y acumulado grandes reservas de agua durante los últimos 10 años, el período de tiempo por el que Méjico le debe el agua a Estados Unidos.

Las recomendaciones de la Secretaria Combs incluyen el redactar un nuevo tratado con definiciones claras; guiar la dirección de las negociaciones tratando la lucha entre la política nacional del agua en Méjico y la política del agua del estado de Chihuahua; y determinar el efecto en los agricultores de Texas de la gran cantidad de cultivos provenientes de la ciudad Delicias, en Chihuahua, que se exportan a los Estados Unidos. La posibilidad de encerrar o contener el agua del Río Colorado que se entrega a Méjico también es parte de su agenda. Después de mencionar los 75 millones de dólares del Fondo de Infraestructura Medioambiental Fronteriza (BEIF) dados a Méjico para proyectos de efecto positivo en suelo de Estados Unidos, y los dólares para desarrollo económico dados a Méjico, la Secretaria Combs sugirió que el gobierno de Texas pida al Congreso Nacional que trate la posibilidad de compensar a los agricultores del sur de Texas por sus pérdidas totales de 30.000 empleos y un billón de dólares en ingresos personales, más el daño de más de 100.000 acres de tierras de cultivo.

El Senador Lucio preguntó a la Secretaria Combs si Texas cuenta con algún recurso para obtener el agua por medio del tratado NAFTA, a lo que Combs respondió que NAFTA no tiene provisiones de sanciones por comercio agrícola.

Al final de la audiencia, el Senador Lucio expresó su satisfacción por el progreso obtenido. En sus comentarios de cierre, dijo:

“Creo firmemente que hemos logrado la meta de esta audiencia. Tuvimos representantes y funcionarios públicos de las principales agencias a nivel estatal prometiendo y apoyándonos a resolver esta nuestra crisis. Todos han coincidido en usar todos los instrumentos disponibles para hacer que Méjico cumpla con el tratado de 1944.

Quédense tranquilos que no dejaré que este tema pase al olvido. Si no podemos resolver el tema antes de la próxima Sesión Legislativa 78°, voy a enviar grupos a Washington y Méjico.

Les urjo continuar esta comunicación hasta que lleguemos a una solución. Debemos unirnos todos en pro de la gente del sur de Texas –las familias, agricultores, la gente cuyas vidas y calidad de vida depende de una distribución de agua adecuada, que depende de los recursos del Río Grande.

Debemos mantener la presión en el Departamento de Estado de Estados Unidos, nuestros diputados y senadores, para asegurar que este tema, esta crisis, esté entre lo primero en sus agendas. Ellos deben tener en cuenta nuestra voluntad de acción y las voces de los necesitados”.

arriba