Senador Eddie Lucio Jr.

DE DIFUSION INMEDIATA
19 de diciembre de 2001
CONTACTO: Doris Sanchez, Secretaria de Prensa
(512) 463-0127

El Senador Lucio se despide de un colega del Senado

El retiro anunciado recientemente por el Senador Estatal Carlos Truan implica el fin de casi tres décadas de la más profunda dedicación al pueblo del sur de Texas, así como al estado entero.

Aunque estuvimos en veredas opuestas en muchas ocasiones, considero a este legislador un amigo y uno de los más grandes líderes de nuestro tiempo. El Senador Truan sirve en el Senado de Texas desde 1977 y, como el miembro de mayor antigüedad, es en la actualidad su decano.

Muchos fuera de esta gran institución piensan que la posición de decano es más que nada ceremonial. Este no ha sido el caso del Decano Truan. El ha sido un maestro tanto de senadores principiantes como experimentados. Lo consultamos por su conocimiento institucional, y en busca de guía y seguridad. El siempre inspiró gran respeto, algo que ganó en todo derecho.

La historia enseñará que hubo dos momentos definibles en la Legislatura de Texas --uno en la Cámara de Representantes y otro en el Senado. En 1971, los “Dirty 30” (Los 30 Sucios), un grupo de miembros de la cámara baja, se levantó a favor de reformas éticas. Después, en 1979, Truan ganó notoriedad como miembro de los “Killer Bees” (Abejas Asesinas), un grupo de 12 senadores que lograron derrotar una legislación destinada a beneficiar a un individuo en detrimento de los votantes de Texas. Esto hubiera autorizado a demócratas a cruzarse al otro partido y votar por un republicano en las elecciones primarias. Truan fue líder en ambos grupos.

Recuerdo, en todos estos años, debatir con el Senador Truan sobre muchos temas de gran importancia para el estado. El debate no fue siempre amigable y, a veces, de alta confrontación, pero estuvo sin lugar a dudas basado en nuestra pasión por ayudar a la gente que nos eligió para ocupar nuestra banca. Yo aprecio su apoyo al Proyecto de Ley Colectiva de Colonias, el que logré aprobar en 1999, autorizando la conexión de electricidad, agua y cloacas para miles de familias. El Decano Truan se acercó a mi escritorio en la cámara senatorial el día de su aprobación y me felicitó por este logro.

En años pasados, luchamos juntos por la educación pública. El Senador Truan, considerado el padre de la educación bilingüe, tuvo gran influencia durante el juicio Distrito Escolar Independiente de Edgewood et al versus Kirby et al. Sus esfuerzos ayudaron a igualar la financiación a la educación pública, para que todos los niños de Texas, independientemente de dónde vivan, reciban las mismas oportunidades de aprendizaje.

También juntos logramos incrementar los fondos destinados a la alta educación en el sur de Texas, incluyendo el Centro Regional Académico de Salud (RAHC) y, más recientemente, la Facultad de Farmacia.

Uno de sus muchos logros que aplaudí con fuerza fue durante la Sesión Legislativa 73°, cuando estableció el Registro de Defectos de Nacimiento de Texas, por medio del Proyecto de Ley Senatorial 89. Este programa es un registro basado en la población, que colecta data a nivel estatal sobre embarazos afectados por defectos de nacimiento.

Muchas veces nos encontramos como miembros de los mismos comités. Nos reímos y lloramos internamente juntos cuando no tuvimos éxito en lograr fondos o legislación que beneficiara a nuestra gente. Siempre hubieron los que se preocuparon cuando ambos nos arremangamos, pero eso fue siempre en el debate de temas en los que no coincidimos o para luchar por ellos como colegas.

En sus últimos años de servicio público, el Senador Truan se convirtió en líder de los asuntos de veteranos militares, y se empeñó en que el Senado de Texas y el pueblo de este estado no se olvide de aquellos que pelearon y se sacrificaron para que el resto de nosotros pueda disfrutar de la libertad.

Llevaría mucho tiempo y toneladas de páginas el listar sus logros. Lo más importante es que el Decano Truan es un verdadero estadista de Texas en todo sentido de la palabra, y todos le debemos una tremenda deuda de gratitud.

Su partida, junto a la del Senador Sibley de Waco --que ha sido siempre un gran defensor de la región fronteriza, y el Senador Brown de Lake Jackson --nacido en Mercedes y presidente del Comité de Recursos Naturales, dejará un tremendo vacío, especialmente al entrar en este siglo XXI con un crecimiento sin precedentes a lo largo de la frontera.

El Senador Truan ha decidido que es hora de dejar a otro su escritorio. Me alegra que pasará más tiempo con su esposa y familia. Empero, estoy convencido que nunca nos abandonará ni en nuestra región ni en Austin.

Ruego a los residentes del distrito del Senador Truan que elijan un líder del mismo calibre que el Decano Truan. Alguien que pueda enfrentar los desafíos de este cargo como él lo hizo.

Top