Senador Eddie Lucio Jr.

COLUMNA DE OPINION
5 de diciembre de 2001
CONTACTO: Doris Sanchez, Secretaria de Prensa
(512) 463-0127

Al Valle le conviene la regionalización de nombramientos de regentes a las juntas directivas de U.T. y A&M

La Junta de Regentes de la Universidad de Texas sumó recientemente a sus filas un individuo altamente capaz y dedicado: el Sr. Robert Estrada, originario de Brownsville y actual residente de Dallas.

Creo sinceramente que el Sr. Estrada hará un trabajo excepcional en la junta, y ayudará a la región fronteriza con su personal conocimiento sobre temas de alta educación en la zona. Pero su nombramiento saca a la luz un problema creciente: la justa representación de todas las regiones del estado en juntas directivas y comisiones de las agencias e instituciones estatales.

Supongamos se presente un tema que, dependiendo de su impacto, afectara el área de Dallas o el Valle del Río Grande. Un funcionario como el Sr. Estrada podría sentirse presionado para votar a favor del área de Dallas porque esta ciudad ha sido su hogar durante años. Peor aún, él podría tener el voto decisivo. Es por eso que necesitamos una representación justa en estas juntas.

El problema no empezó con la administración del Gobernador Rick Perry. Ha sido una preocupación con todo gobernador, independientemente de que sea demócrata o republicano. El mayor poder del gobernador es a través de sus nombramientos, y muchos son nombrados porque han sido promotores activos del gobernante. Aunque este proceso es costumbre en Texas, no por eso es justo ni mucho menos conveniente a nuestros intereses.

Tal vez es tiempo de ver cómo seleccionar a los representantes a juntas directivas usando una base más regional, como por ejemplo un miembro por distrito. Podemos empezar con las juntas directivas de U.T. y A&M, que tienen nueve miembros cada una. En la próxima sesión legislativa, propondré un proyecto de ley que dividiría al estado en seis regiones, y cada una tendría un lugar en la junta. El gobernador todavía tendría el poder de nombramiento en cada región, con el beneficio agregado de tener tres posiciones de distrito general.

Cada región sería servida por alguien que entienda los temas que se presentan diariamente y los problemas del área. Es más difícil para una persona del oeste de Texas tomar decisiones concernientes al área de Houston y viceversa. Además, los tres miembros de distrito general serían una ayuda en la votación, cuando dos de ellos estén en fuerte desacuerdo. Una tercera opinión siempre ofrece una dimensión diferente en todo desacuerdo o debate.

Es hora de hacernos oír y dejar de depender en el resto de Texas para que solucione nuestras necesidades. Esto no funciona. Debemos actuar por nosotros mismos.

Top