Senador Eddie Lucio Jr.

DE DIFUSION INMEDIATA
9 de agosto de 2001
COLUMNA DE OPINION
CONTACTO:
Doris Sanchez, Secretaria de Prensa
(512) 463-0127

Senador Lucio preocupado por el efecto de altas temperaturas y días de ozono en el temprano comienzo escolar
Recuerda a padres estar atentos a sus calendarios escolares

Cuando los buses escolares vuelven a hacerse ver en nuestros barrios y comunidades recordándonos cumplir con las reglas de tráfico por la seguridad de nuestros niños, me pregunto cuán seguros están viajando en recalentados vehículos.

Es alarmante ver a niños en lugares como Plano subirse a autobuses escolares a principios de agosto cuando empiezan las clases, las que son luego interrumpidas repetidamente con intermitentes feriados para hacer más llevadero el prolongado año escolar. Igualmente preocupante es saber que en vez de recreos en el patio –los juegos están muy calientes para jugar en ellos—los maestros deben limitarse a actividades dentro de la escuela, como mirar películas. Aunque no cuestiono la calidad de los recreos planeados en el interior del edificio, me preocupa que estos activos e inquietos escolares deban sentarse adentro debido al calor en vez de descargar energías afuera.

Este verano, el área de Austin solamente ha experimentado más de 25 días seguidos con temperaturas de 100 grados. Julio será listado como uno de los meses más calientes registrados en la historia. A pesar de esta información y dependiendo del área, muchos jugadores de fútbol, miembros de bandas y equipos de entrenamiento, cheerleaders y otros practican afuera en julio y comienzos de agosto. El exponer estos jóvenes a tales temperaturas puede ser peligroso.

Aparte del calor, agosto también tiene gran cantidad de días con alto nivel de ozono. La contaminación de ozono es principalmente un problema durante el día en los meses de verano. Los fuertes rayos del sol y el clima caliente llevan a que el ozono producido a nivel tierra se concentre de forma dañina en el aire. El mayor número de automóviles manejados por empleados de escuelas, estudiantes y padres, además de los buses escolares, todos ellos a aproximadamente la misma hora del día, pueden ser un factor contribuyente a la contaminación de ozono. El empezar la escuela tan temprano puede exacerbar este problema.

La Comisión de Conservación de Recursos Naturales de Texas (TNRCC) informa que la preocupación sobre la contaminación de ozono se centra en la participación infantil en actividades al aire libre como los recreos, la educación física o la práctica de actividades extracurriculares. En días de alto nivel de ozono, que generalmente ocurren en julio y agosto, los niños sufren un mayor riesgo de problemas respiratorios ya que sus pulmones están todavía en desarrollo.

Ya en el mes de agosto, áreas como Dallas-Fort Worth, Beaumont-Port Arthur, Houston-Galveston-Brazoria y Tyler-Longview han tenido días de alto ozono, registrados como insalubres para gente sensible, insalubres o muy insalubres para la población en general. Estos datos están basados en información de TNRCC, según estándares federales.

Un artículo del periódico Fort Worth Star Telegram fechado el 5 de agosto del 2001 informó que el día anterior, sábado, la calidad del aire en el Metroplex llegó a niveles insalubres denominados “zona roja”. El Sr. John Promise, director de recursos medioambientales del Consejo de Gobiernos de Texas Norte, dijo que “las emisiones comienzan a ocurrir en la mañana y se calientan durante el día, por eso se observan mayores niveles de ozono en la tarde”. Una fecha posterior de inicio de clases puede ayudar a prevenir días de alto ozono.

Empezar las clases más tarde podría también beneficiar a miles de jóvenes que trabajan para ayudar en el hogar o ahorrar para la universidad. Un artículo del 5 de agosto del 2001 en el periódico San Antonio Express-News informó que el parque marino Sea World perderá tres semanas de ganancias debido al comienzo temprano de clases, en vez de trabajar a pleno hasta el Día del Trabajo. La sorprendente realidad es que esta empresa emplea a más de 1.800 estudiantes en el verano --jóvenes que podrían tener un poco más de ingresos, especialmente salarios de horario completo casi imposibles de tener cuando se asiste a la escuela. Y estas cifras sólo son de una empresa.

Además, los estudiantes que empiezan tan temprano tienen una ventaja injusta al competir con estudiantes de otros distritos con fechas de inicio más razonables. También es injusto evaluar a las escuelas por sus resultados en el TAAS cuando los estudiantes tienen menos días de instrucción previos al examen, especialmente los estudiantes migratorios que vuelven tarde de trabajar en el norte con sus padres.

Mi legislación, el Proyecto de Ley Senatorial 108, requiere a las escuelas, para el año escolar 2002-2003, comenzar las clases no antes de la semana en que cae el 21 de agosto. Los distritos escolares que desean ser eximidos de la fecha del 21 de agosto deben publicar un aviso con la propuesta fecha de inicio en periódicos locales y llevar a cabo una audiencia pública. Las solicitudes de distritos escolares para obtener la exención se recibirán en la Agencia de Educación de Texas y, de ser obtenida, tendrá validez por un año.

Texas está estableciendo un ejemplo para otros estados. Se está formando un movimiento nacional para alentar a otros estados a que implementen fechas de inicio más tardías. El grupo, “Tiempo de Aprender” (“Time to Learn”) --dirigido por la Sra. Tina Bruno, directora ejecutiva de Tejanos por un Año Escolar Tradicional--ya está en contacto con representantes de Florida, Idaho, Alabama, Washington y Virginia. Padres y maestros se están dando cuenta de las dificultades que presentan las fechas de inicio escolar excesivamente tempranas, y el beneficio de darle a los niños un verano completo y reparador donde puedan trabajar o participar de otros tipos de actividades educativas, desde campamentos a programas veraniegos de bibliotecas.

Les urjo a los padres asistir a la audiencia y hacerse escuchar. Ellos son los que constituyen el control local y sus deseos deberían prevalecer.

Top