Senadora Estatal Leticia Van De Putte, Distrito 26

COLUMNA DE OPINION
De difusión inmediata

Febrero 7, 2013
Contacto: Lee Nichols, (512) 463-0126

El sistema de exámenes escolares de alto riesgo

Si uno escucha a alguna gente se pensaría que ha surgido un gran movimiento entre los padres en Texas para que sus hijos no sean educados ni consigan trabajo nunca. Si nos alejamos de los exámenes académicos "rigurosos", ése es el argumento, daremos un paso atrás en nuestro camino hacia la excelencia educativa en nuestras escuelas públicas.

Lo que realmente está pasando es lo opuesto --hay realmente un movimiento pero está compuesto de lo que ha sido descripto como "Madres enojadas", que temen que los exámenes excesivos están arruinando la experiencia escolar de sus hijos. Estas Madres enojadas no le temen al rigor --simplemente cuestionan cómo medirlo. Han recurrido a sus legisladores, y yo y muchos de mis colegas pensamos que tienen razón. Nuestro actual régimen de exámenes solo está mejorando una cosa: la toma de exámenes.

Se dejan atrás otras habilidades cruciales, como la resolución creativa de problemas, el pensamiento crítico y la capacidad tecnológica.

Por esta razón, la Diputada Diane Patrick y yo creamos una propuesta para reducir los 15 onerosos exámenes de fin de curso (EOC) requeridos hoy para graduarse por el sistema de exámenes STAAR (Evaluación de Preparación Académica del Estado de Texas) --de 15 reducirlos a los tres más importantes: Álgebra I, Inglés III y Escritura III. Nuestras propuestas, SB240/HB640, también permitirían el uso de otras medidas de exámenes probadas, como resultados en el SAT, ACT, certificaciones de carreras y tecnológicas, y exámenes similares que afirman el rendimiento.

Otros legisladores han presentado propuestas similares, incluyendo al Sen. Kel Seliger, presidente del Comité Senatorial de Educación Superior, el Diputado Jimmie Don Aycock, presidente del Comité de Educación Pública en la cámara baja, y el Diputado Mike Villarreal.

Conozco perfectamente el tema de medidas, responsabilidad académica y exámenes como miembro del Comité Senatorial de Educación, y también como miembro de la Junta Directiva Nacional de Evaluaciones (NAGB), el grupo de funcionarios electos y nombrados que supervisa el contenido y operación de Evaluación Nacional del Progreso Educativo (NAEP). También conocida como "La tarjeta de calificaciones de la nación", NAEP es una continua y nacionalmente representativa medida de rendimiento en varias materias a través del tiempo.

Yo definitivamente apruebo los exámenes de medición precisamente para eso: para medir, una manera de ayudar a los estudiantes a triunfar.

Pero el sistema actual va mucho más allá de simples medidas y se ha convertido en un obstáculo en la graduación arbitrario, de alto riesgo y muchas veces punitivo para algunos estudiantes y un impedimento para educadores que deben dedicarle un tiempo excesivo a "enseñar para el examen" --habilidad en cómo rendir el examen--y no lo suficiente en el desarrollo del pensamiento analítico, el tipo de habilidad que ultimamente será la más preciada en el mercado laboral.

NAEP se suele mencionar como prueba de que nuestros excesivos exámenes están funcionando y son necesarios. Los estudiantes de Texas han realmente mejorado en la evaluación de NAEP en años recientes. Y muchas veces se señala que los estudiantes de EE.UU. siguen atrasados con respecto a pares a nivel mundial en equivalentes internacionales al NAEP, acompañado por pronósticos oscuros sobre lo que esto significa para nuestra economía.

Pero en NAGB hemos revisado estudios que muestran que la manera en que esos estudiantes obtienen altas calificaciones no es por el ejercicio y exámenes repetitivos. Finlandia, por ejemplo, no emplea este tipo de régimen de exámenes. En vez de eso, la nación usa sus recursos en buenos maestros. Esto significa que el rigor proviene de altos niveles en su plan de estudio y muy buenos educadores que son tratados con el prestigio que merecen y pagados por la capacidad que aportan a las aulas.

Si miramos al Oriente y China: aunque China ocupa el número uno en el mundo en un examen equivalente al NAEP, no están celebrando. De hecho, están preocupados de que sus estudiantes no están realmente aprendiendo a pensar. Un artículo del New York Times del año pasado reportó que China tiene el examen de entrada a la universidad más difícil del mundo, pero la intelligentsia del país se lamenta de que su nación no pueda producir su propio Steve Jobs. Como resultado, están hablando de alejarse de los exámenes de alto riesgo ...¡y ser más como los Estados Unidos!

Lo que ha hecho grande a nuestra nación es la creatividad. Es el corazón del espíritu de emprendimiento. Es la base de una democracia representativa. Texas puede hacerlo mucho mejor. Podemos asegurar que nuestros estudiantes tengan oportunidades reales de éxito.

La Senadora Estatal Leticia Van de Putte representa al Distrito 26, el que incluye partes de San Antonio y el Condado Bexar.

arriba