Senadora Estatal Leticia Van De Putte, Distrito 26

COMUNICADO DE PRENSA
De difusión inmediata

Enero 14, 2013
Contacto: Lee Nichols, (512) 463-0126

Discurso de la Senadora Van de Putte en su elección como Presidente Pro Tempore

(Austin) - El 8 de enero de 2013, la Senadora Estatal Leticia Van de Putte (Distrito 26, Condado Bexar) fue elegida unánimemente por sus colegas para servir como Presidente Pro Tempore de la Sesión Regular 83º del Senado de Texas. El siguiente es el texto que preparó para su discurso de aceptación de esa distinción. Por favor note que el discurso de la Senadora Van de Putte no siguió este texto palabra por palabra; para oír sus palabras exactas vea el video archivado de la sesión del 8 de enero de 2013 en http://www.senate.state.tx.us/avarchive/.


Vicegobernador Dewhurst, Procurador General Abbott, queridos colegas, familiares, amigos y personal del Senado:

Gracias por este tremendo honor.

El primer día de una sesión legislativa es siempre muy entusiasta. Aún cuando sabemos que la sesión será dura, sigue siendo un momento donde todo es nuevo. Un día en que las posibilidades parecen abundantes. Un momento en el que podemos ser optimistas.

Es un momento de tener visión. Imaginamos lo que podrá ser. Observamos los temas que más nos importan y cómo podemos lograr un cambio positivo.

Yo he sido bendecida por haber experimentado este momento de esperanza 11 veces, y hoy es la 12º. La esperanza no siempre se materializa. Algunas propuestas mueren. El proceso legislativo puede tomar el camino incorrecto. A veces las leyes no tienen el efecto que uno intenta.

Pero seguimos esforzándonos en este proceso de crear leyes pensando en esos momentos en que las cosas salen bien --esos momentos en que ponemos a nuestro magnífico estado en la dirección correcta son sumamente gratificantes.

Después de más de dos décadas bajo la cúpula rosada, creo que la gente conoce mis pasiones. Soy tan afortunada de haber tenido un papel en hacer de Texas un mejor lugar para los veteranos, incluyendo mi padre, Daniel San Miguel.

También soy afortunada de haber estado en posición de ayudar a familias trabajadoras. Y a los padres.

Esta pasada sesión, tuve en cambio la satisfacción de hacerle la vida más difícil a alguna gente --trabajando con mis colegas, y el procurador general y el gobernador, le hicimos la vida más difícil a los tratantes de personas, dando a fiscales más poder para luchar contra esta esclavitud moderna.

Ésta es una batalla que me enorgullezco en enfrentar. Citando al gran Abraham Lincoln: "Aquellos que le niegan la libertad a otros, no la merecen para ellos; y, bajo un Dios justo, ya no podrán mantenerla".

Esta sesión, espero hacerle la vida más fácil a las víctimas de la trata de personas, que necesitan servicios de apoyo para recuperarse del terrible trauma que han sufrido.

Éste es, definitivamente, un momento para mirar hacia adelante. Como supimos después del censo, es un momento de grandes cambios en Texas. Nuestro estado creció más rápido que todo otro estado en la nación. Y en su gran mayoría el crecimiento proviene de minorías, y en su gran mayoría, la hispana. La cara de nuestro estado se está transformando, y esa transformación produce nuevas necesidades y nuevos desafíos.

En la primavera pasada, estuve presente en la dedicación del nuevo Monumento a los Tejanos en los predios del Capitolio. Fue una ceremonia maravillosa y un inolvidable tributo a nuestro legado. Si no han visitado ya el monumento, al este del portal sur, les aconsejo que vayan y lo vean antes de irse hoy.

En esas festividades, extendí la vista hacia un mar de caras que reflejan la hermosa diversidad de nuestro estado. Al hacerlo, reflexioné sobre el camino que ha andado Texas en solo las últimas dos décadas desde que asumí este cargo. Si regresamos a ceremonias similares al comienzo de mi cargo en la Legislatura, la composición del público era muy diferente.

Muchas de las caras ese día eran de herencia latina, por supuesto, pero gente de todos los colores y antecedentes se reunieron para celebrar las muchas y diferentes historias que se mezclan para formar el mayor estado en nuestra nación.

Estábamos ahí para rendir honor al pasado, pero en realidad estábamos mirando el futuro.

Mi futuro está aquí hoy. Doy las gracias a nuestros seis bellos hijos: Nichole, Vanessa, Henry, Gregory, Isabella y Paul. Si hubiera alguna vez un destello del futuro de nuestro estado, estaría en los retratos de mi familia. Algunos de mis seis hijos son de piel trigueña como uno esperaría de una familia llamada San Miguel, mi apellido de soltera. Pero la apariencia de mis otros hijos refleja los genes belgas y franceses de mi esposo, Pete Van de Putte.

La mayoría de mis nietos, a pesar de su ascendencia latina, tienen ojos azules. Son anglos en un 75%, y un día serán una minoría en este estado.

Esto es algo a lo que abrirle los brazos, no temerle. Cosas magníficas han surgido de la mezcla en nuestra cultura.

Miren la gran música conjunto que se extendió en San Antonio y sur de Texas. Los tejanos escucharon el acordeón de sus vecinos alemanes-americanos, lo incorporaron a su tradición, y crearon un sonido que es exclusivamente tejano. Es la prueba viviente de que la diversidad es fuerza.

Miren nuestra comida. Todos los diciembres reparto tamales de San Antonio por el Capitolio, y terminan en los platos de la fiesta navideña del Senado junto al pavo y sus guarniciones.

Miren nuestras celebraciones. Gente de todas partes de San Antonio y el estado se unen para rendir honor a los héroes del Álamo y la Batalla de San Jacinto cada abril, en una magnífica celebración de 10 días llamada Fiesta.

Al andar por esta nueva Texas, hagamos que estos ejemplos sean nuestra guía. En vez de separarnos en grupos, digamos al mundo: "Bienvenidos, y'all!!"

Debemos abrazar estos cambios. Pero hay cambios que producirán desafíos. Si los enfrentamos con decisión, Texas va a poder alcanzar las alturas a las que aspiramos. Podemos lograr esa próxima gran mezcla.

Si no lo hacemos, la historia nos recordará duramente como la generación que perdió la oportunidad de construir algo realmente grande.

No podemos dejar pasar esta oportunidad.

Será un imperativo colectivo cumplir nuestra función, una función reforzada por el juramento que acabamos de tomar. El deber de invertir en nuestro futuro.

Una inversión en el capital humano de Texas. Debemos invertir en la educación de todos los tejanos. Absolutamente todos. La educación es el camino para dejar la pobreza. La educación es el camino hacia buenos empleos. La educación da las herramientas para la autosuficiencia. La educación es el combustible de nuestro motor económico.

Hace dos años, le hicimos un daño al pueblo de Texas. La Legislatura 82º recortó $5.4 billones en fondos a la educación pública. Nuestros estudiantes y maestros necesitan de esa inversión.

Sé que vivimos tiempos duros. Nuestra economía nacional estaba en recesión. Nuestros ingresos estatales de impuestos eran bajos, y estamos obligados como Estado a balancear el presupuesto.

Pero que esta sesión sea diferente. Empecemos por nuestras metas. Y después hallemos cómo cumplirlas. Sí, tenemos que tener disciplina fiscal. Pero no podemos decidir arbitrariamente no usar tal o cual herramienta del cajón, pase lo que pase. Dar de menos a la educación pública podría ahorrar dinero a corto plazo, pero nos costará demasiado en el futuro.

Yo soy tejana y vengo de una familia de educadores. Mi tátara tátara abuela Rita Alderete San Miguel comenzó el primer sistema de escuelas públicas en el Condado Maverick. Mi madre Belle Ortiz trabajó 32 años en la educación pública. Mi marido fue director de banda y administrador antes de entrar al sector de negocios. Mi hermana Annabelle García enseñó jardín de infantes ¡por más de 30 años! ¿Quién hace eso? ¡Debería ser candidata a santa!

A largo plazo, la reducción de fondos a nuestras escuelas no puede ser sostenida.

Debemos invertir en nuestros estudiantes.

Si invertimos, Donna, podrán convertirse en grandes médicos de salas de emergencia.

Si invertimos, Carlos, pueden convertirse en grandes abogados.

Si invertimos, Craig, pueden llegar a ser grandes líderes empresariales.

Si invertimos, David, pueden convertirse en grandes vicegobernadores.

Y debemos especialmente invertir en ellos si han servido a nuestro país, manteniendo los beneficios Hazlewood que se han ganado nuestros veteranos y sus familias. Demasiados de nuestros valientes combatientes lucharon por la libertad solo para volver a casa y tener que luchar por un empleo. Si invertimos, pueden usar el valioso conocimiento que obtuvieron en el ejército y traducirlo en éxito como civiles.

No olvidemos que la educación hizo grande a nuestra nación y nuestro estado.

Esta sesión será difícil. Todos venimos aquí con nuestras propias prioridades. Acabo de comunicarles las mías. Algunas se superponen a las suyas. Algunas no.

Pero igual que esos tejanos en el pasado, yo sé que podemos unirlas. Nuestra diversidad puede ser fortaleza.

Ese estilo de música que mencioné antes: conjunto... Hay muchas maneras de traducir esa palabra. Generalmente se traduce como "grupo". Básicamente significa la unión de diferentes elementos, como esos acordeones alemanes y bajo sextos mexicanos, uniéndose para formar un todo.

Troy, yo sé que podemos reunirnos y hallar soluciones a problemas en la infraestructura del agua. Robert, yo sé que podemos progresar juntos en temas de vialidad. Jane, yo sé que podemos hallar la manera de mejorar el acceso de la mujer a la salud, juntos. Dan, yo sé que tu y yo tenemos visiones distintas de cómo hacer grande a la educación en nuestro estado, pero sí coincidimos en la meta común de hacerla grande.

Somos 31 individuos aquí en el Senado. Y necesitamos la fortaleza de individuos. Este estado fue construido en ese espíritu de robusto individualismo. Pero también debemos recordar que los tejanos tienen que unirse también con espíritu de vecinos ayudando a vecinos. Nosotros reconocemos que hemos compartido responsabilidades.

Estoy aquí por el apoyo de la gente del Distrito 26. Pero no podría estar aquí hoy sin una familia que me apoyó con amor incondicional. Recibí profundas raíces y fuertes alas de mi abuela Lupita, o "Memo".

Trabajé duro, pero no lo hice sola. Fui motivada para obtener mi título de farmacéutica para ser como mi abuelo Don Daniel San Miguel que tenía la Botica Guadalupana, una farmacia mexicana en San Antonio.

Tuve muchos buenos maestros que me empujaron durante todo el proceso de educación pública, y contribuyentes que hicieron ese sistema posible.

Recordemos ese espíritu público al examinar los temas públicos esta sesión. Recordemos que nuestras acciones como comunidad pueden ayudar a dar rienda suelta al potencial del individuo.

Unámonos, desde nuestras diferentes historias y diferentes culturas, y aprovechemos esta oportunidad. Enfrentemos los desafíos de este momento, este momento decisivo en la historia de Texas. Somos tejanos. Podemos construir algo grande. Y construyámoslo juntos.

arriba