Senadora Estatal Leticia Van De Putte, Distrito 26

Columna de opinión
De difusión inmediata

Enero 25, 2006

Escuelas de Texas: una oportunidad para avanzar
por la Senadora Leticia Van de Putte

Mi abuelo siempre decía “Sólo dos cosas en la vida son seguras: la muerte y los impuestos”. Con 15 años como legisladora, podría cambiar el dicho por “En Texas dos cosas son seguras: los debates sobre el financiamiento a la educación y los impuestos”.

A luz de otra prevista sesión especial sobre financiamiento a escuelas públicas, deseo compartir con ustedes mis pensamientos sobe los críticos temas que enfrenta nuestro estado. Estos temas comienzan con tres creencias principales: (1) garantizar un financiamiento equitativo para todos los escolares de Texas independientemente de dónde vivan; (2) aumentar los salarios a maestros en el mejor interés de nuestro futuro y (3) proveer una reducción significativa de los impuestos a la propiedad.

Yo creo que la calidad de la educación de un niño en Texas no debería estar determinada por el lugar donde vive. Es importante entender que más del 90% de las escuelas en Texas, incluyendo casi todos los distritos de San Antonio, reciben fondos bajo el actual sistema “Robin Hood”. Como la mayor parte de los recursos para las escuelas se basan en el valor de los impuestos a la propiedad, las áreas ricas pueden recaudar muchos más dólares para que sus niños reciban una educación de mejor calidad. Antes de “Robin Hood”, los distritos escolares ricos podían gastar alrededor de $7,000 más en cada uno de sus estudiantes. El plan “Robin Hood” reduce esta diferencia a alrededor de $1,000. Por lo tanto, todos los niños tienen una mejor oportunidad de recibir una educación de alta calidad independientemente de dónde vivan.

Además de un financiamiento equitativo para todas nuestras escuelas, un elemento clave para brindar una buena educación es atraer y retener a personal de la enseñanza altamente capacitado. Texas ocupa el lugar 31º en el país en cuanto a salarios de maestros, aún cuando les encargamos el educar y alentar el desarrollo de nuestro recurso más valioso: nuestros niños.

Tan importante como mejorar la calidad de la educación que brindamos a los escolares es mejorar la calidad de vida de nuestros contribuyentes. Debido a que el estado ha decaído en su responsabilidad de ser la fuente principal del financiamiento a la educación pública, la mayoría de las comunidades han sido forzadas a aumentar sus tasas de impuestos locales al máximo permitido por la constitución. Esto ha resultado en que nuestros contribuyentes locales están pagando más de lo que les corresponde en el costo de la educación pública. Hace sólo 20 años, el estado de Texas aportaba más del 60% de los fondos, hoy comparte sólo un 37%.

Recientemente, la Corte Suprema de Texas dictaminó que el sistema impositivo usado para financiar las escuelas públicas se ha convertido en un impuesto estatal a la propiedad, lo que la Constitución de Texas prohíbe. La Corte fijó un plazo hasta el 1º de junio del 2006 para reestructurar nuestro sistema de financiamiento, y es de esperar que el Gobernador Rick Perry convoque otra sesión especial esta primavera.

Aunque comparto la frustración de mis constituyentes por la falta de resolución a este problema, no podemos conformarnos con la mediocridad. No podemos volver a los días en que San Antonio no podía pagar la buena educación que nuestros niños merecen. Por lo tanto, prometo continuar apoyando un sistema de financiamiento a la educación que nos haga avanzar y oponiéndome a uno que nos haga retroceder. Aliento un continuo diálogo con nuestros funcionarios de la educación, juntas escolares y padres. Espero que usted participe de este debate, comunicándose conmigo al (210) 733-6604 ó por correo electrónico a leticia.vandeputte@senate.state.tx.us.

arriba