Senadora Estatal Leticia Van De Putte, Distrito 26

Columna de opinión
De difusión inmediata

Enero 24, 2006

Fallas en Medicare ponen a tejanos en riesgo
por la Senadora Leticia Van de Putte

Como legisladora estatal y como farmacéutica, deseo informarles sobre problemas que están experimentando los tejanos con el nuevo programa federal de medicamentos recetados –Medicare Parte D, y comentarles lo que nosotros en la legislatura estatal estamos tratando de hacer para ayudar a personas de edad y a discapacitados. Aunque espero que, al final, este programa federal resulte positivo, los problemas que estamos viendo ahora están afectando a nuestra población más vulnerable, personas que necesitan medicinas para vivir.

Durante más de 26 años, he asesorado a un diverso grupo de pacientes sobre varios programas de beneficios farmacéuticos. Desafortunadamente, Medicare Parte D está entre los programas más difíciles de usar y entender para los pacientes. La mayor parte de los problemas afectan a “elegibles dobles completos” –los aproximadamente 313,000 tejanos incluyendo 23,000 en el Condado Bexar que están inscriptos tanto en Medicare como Medicaid y cuyos medicamentos estaban cubiertos por el programa Medicaid en Texas. Para este grupo, el nuevo programa de medicinas recetadas Medicare Parte D comenzó el 1º de enero del 2006.

Los problemas son producidos por un programa de computación defectuoso creado por Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS por sus siglas en inglés), la agencia del gobierno federal encargada de implementar el programa de medicamentos recetados. La incapacidad del sistema de computación para funcionar adecuadamente causó largos períodos de espera en las farmacias, que tratan desesperadamente de ayudar a sus pacientes. Al trabajar en la farmacia las primeras semanas de enero, vi la frustración y temores de nuestro personal farmacéutico, y, más importante, la situación desesperada de nuestros pacientes. Las fallas de computación incluyen información errónea en el costo compartido para beneficiarios de bajos recursos, por lo que los inscriptos son llamados a pagar $250 de co-pago cuando deberían pagar menos de $5. Es de entender que esto causa alarma y estrés tanto a farmacéuticos como a beneficiarios. Asociaciones de farmacias concluyeron que alrededor de uno de cada tres “elegibles dobles completos” está recibiendo su medicina sin ningún tipo de dificultad. Esto es inaceptable.

Más allá de las complicaciones e inconveniencias existe un dilema más fundamental: la salud de nuestros amigos y vecinos. El programa creado específicamente para ayudar a mantener la gente sana la está poniendo en riesgo por defectos en su implementación. Para muchos, las medicinas recetadas son vitales para mantenerse vivos y mejorar su condición. Por eso es que debemos corregir estos problemas ahora antes de que ocurra una tragedia.

Desde que empezó el programa el 1º de enero, alrededor de 21 estados han tomado acción inmediata, incluyendo la reactivación de su programa estatal Medicaid para cubrir recetas médicas.

Actualmente, el gobernador está sopesando las opciones disponibles en Texas. Aunque éste es un programa federal, es la responsabilidad moral de funcionarios estatales actuar para brindar protección a beneficiarios de bajos ingresos. Mi personal y yo hemos estado en comunicación constante con la Comisión de Salud y Servicios Sociales, para ayudar a resolver inmediatamente problemas en el servicio de recetas de tejanos atrapados en el fuego cruzado de estos problemas de implementación. También pedí enérgicamente al gobernador que tome acciones temporales de emergencia para aliviar el sufrimiento que he visto personalmente.

Espero que los tejanos sean bien servidos por este programa una vez que dejemos atrás estos graves problemas de implementación. Pero hasta entonces debemos facilitar el proceso de implementación para no dejar a pacientes sin los medicamentos que necesitan desesperadamente. El manejo efectivo del programa Medicare Parte D es un importante tema de salud y debería preocuparnos inmensamente. Y, aunque éste es un programa federal, los funcionarios estatales deben involucrarse y reducir esta pesada carga de transición a los tejanos. El no hacerlo podría significar la diferencia entre la vida o la muerte.

(*) El Gobernador Rick Perry tomó una acción de emergencia en este tema el 25 de enero, 2006. De efectividad inmediata, la Comisión de Salud y Servicios Sociales (HHSC) de Texas proveerá cobertura en los medicamentos bajo receta de Medicaid para tejanos de bajos ingresos a los que se les niegan sus medicinas inapropiadamente bajo el nuevo plan de Medicare.

arriba