Senadora Estatal Leticia Van De Putte, Distrito 26

ENSAYO PERSONAL
1° de octubre de 2002
Contacto: (210) 733-6604

Ensayo sobre el 11 de septiembre del 2001

Como madre, estoy acostumbrada a las complicadas preguntas que hacen los niños pequeños. “Mami: ¿porqué la luna está todavía en el cielo cuando sale el sol?, mami: ¿dónde está mi espíritu?, mami: ¿porqué los ojos no son cuadrados como las ventanas para mirar afuera?” Pero, después del 11 de septiembre, yo no estaba preparada para el “mami: ¿porqué nos odian?”

Explicar a nuestros hijos que “no nos odian, sino que odian cómo vivimos” fue más difícil de lo que pude haber imaginado. Explicar a nuestros hijos que la gente que causó tanto daño ese día odia que vivamos en un país donde podemos decir lo que queremos, aún sobre nuestro gobierno, reafirmó mi fe en nuestra Constitución y Declaración de Derechos. Explicar a nuestros hijos que esa gente odia que nuestros niños y niñas también pueden ir a la escuela me confirmó el valor y vitalidad de nuestro sistema de educación pública. Pero sobre todo, explicar a nuestros hijos que esa gente no nos odia individualmente, ni siquiera a nuestra familia, me hizo dar cuenta que Pete y yo solos no podemos proteger a nuestros hijos . . . que dependemos de la bondad, capacidad, habilidad y sentido común de los hombres y mujeres en uniforme, todos los días.

Por eso, a los seis niños Van de Putte, su padre y yo juramos protegerlos con el arma más poderosa que tenemos: nuestro amor, nuestra fe en el otro, y nuestra confianza en Dios.

arriba