COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
22 de diciembre de 1999
Contacto: Margaret Rambie
(210) 826-7800

Comienza campaña para disminuir el uso de bebidas alcohólicas por menores de edad

La celebración de la Noche de Año Nuevo es siempre muy especial, pero este año será extraordinaria porque los tejanos le dicen adiós no solo al año, sino al siglo.

El brindar por la ocasión será parte de muchas celebraciones. Desafortunadamente, muchos de aquellos que beberán son menores.

Menores beben en fiestas. Menores beben y manejan. Adultos proveen o venden bebidas alcohólicas a menores.

Ninguna comunidad es inmune a los problemas relativos a menores y la consumición ilegal de alcohol. De acuerdo a la Comisión del Abuso de Alcohol y Drogas de Texas, el alcohol continúa siendo la droga más extensamente usada entre los estudiantes de Texas, variando de un 23 porciento en aquellos en séptimo grado hasta el 52 porciento en aquellos en el último año de secundaria.

Para combatir el uso del alcohol por menores e infracciones relativas al alcohol, la Comisión de Bebidas Alcohólicas de Texas lanzó una campaña a nivel estatal a través de carteles, posters y un número de teléfono sin cargo: (888) 843-8222 ó (888) THE-TABC.

Carteles con el número sin cargo se están viendo en condados urbanos como Bexar, Travis y Williamson en el Distrito Senatorial 25. Posters y tarjetas con el número sin cargo se están distribuyendo en escuelas secundarias, institutos y universidades.

Se pide a los tejanos que llamen a este número de teléfono si notan adultos vendiendo o proveyendo alcohol a alguien menor de 21 años, menores consumiendo alcohol en fiestas, o menores que beben alcohol y manejan. Aquellos que llaman permanecerán anónimos.

Aunque el número de conductores menores e intoxicados involucrados en accidentes fatales está disminuyendo, Texas todavía lidera la nación en el número de fatalidades de menores en accidentes relativos al uso del alcohol. El año pasado, los accidentes automovilísticos relativos al uso del alcohol resultaron en la muerte de 224 jóvenes tejanos.

Esos atletas, miembros de bandas, reinas de escuelas, miembros de grupos estudiantiles que han recibido honores, menores que estudian y trabajan, y capitanes de clase murieron porque alguien eligió beber y manejar. Muchas veces, los adolescentes piensan que el "conductor designado" es la persona que ha tomado menos, no aquella que se ha abstenido de tomar.

Los jóvenes y sus padres deben reconocer el peligro de manejar en estado de ebriedad y las penalidades a menores convictos de DWI (conducir ebrio). En 1997, la 75a. Legislatura aprobó una legislación de "tolerancia cero" para conductores menores de 21 años.

La ley disminuyó el contenido de alcohol en la sangre permitido a .00 porciento. También incrementó las penalidades para menores culpables de manejar en estado de ebriedad y para menores que tratan de comprar, poseer o consumir alcohol, así como para adultos que venden y/o proveen alcohol a menores.

En las escuelas públicas de Texas, el estudiante puede ser expulsado por poseer, distribuir, usar o estar bajo la influencia de cualquier cantidad de alcohol, mientras se encuentra en la propiedad escolar o atiende un evento patrocinado por la escuela o relativo a ella, sea dentro o fuera de la propiedad escolar. El beber en un partido de fútbol o fiesta de graduados por ejemplo, es una ofensa cuyo castigo puede ser la expulsión.

Estudiantes podrán ser removidos de la clase y puestos en Programas de Educación Alternativa por ofensas relativas al alcohol, o pueden ser suspendidos. La severidad del castigo dependerá del distrito escolar local.

Los padres y maestros necesitan recordar a los adolescentes que sus futuros y sus vidas dependen de que beban o no. Como padre, espero que éste sea un pensamiento sobrio y útil para los menores en esta Noche de Año Nuevo.

Top