COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
22 de noviembre de 1999
Contacto: Margaret Rambie
(210) 826-7800

La trágica Hoguera de Texas A&M evoca sentimientos de congoja universales

Como graduado en 1962 de la Universidad Texas A&M y como padre de dos futuros Aggies, la reciente tragedia de la hoguera en el predio universitario llena mi corazón de pesar.

La pérdida de un hijo es el mayor temor de todo padre o madre, y no hay palabras para aliviar el dolor de aquellos que experimentan esa pérdida.. Cuando murió el hijo del ex Cirujano General de Estados Unidos C. Everett Koop, él describió a los padres que han perdido hijos como pertenecientes a una "hermandad del dolor".

Las vidas de las familias de esos doce estudiantes de Texas A&M cambiaron drásticamente cuando la hoguera sucumbió. Accidentes de este tipo nos hacen poner de rodillas.

Cuando sucede una tragedia como el derrumbe de la Hoguera de los Aggies, queremos saber porqué ocurrió tal desastre. La búsqueda de una respuesta nos ayuda a sentir que tenemos cierto control en un mundo que de pronto parece descontrolado.

Desgraciadamente, tal vez no haya una respuesta a lo que ocurrió en College Station durante la construcción de la hoguera, que es una de las más antiguas y celebradas tradiciones de Texas A&M. En mis años de estudiante, yo esperaba ansiosamente los vivas que acompañaban el encendido de la hoguera y, como miembro de la banda Fightin' Texas Aggie, el tocar el himno guerrero de los Aggies, con las llamas de la hoguera reflejadas en los instrumentos de los miembros de la banda.

Este año no habrá hoguera. En su reemplazo hubo una conmemoración en honor de aquellos que perdieron la vida al derrumbarse la torre. Miles de estudiantes de Texas A&M, unidos por años de orgullosa tradición, se apoyaron mutuamente en su dolor.

Los administradores de la Universidad Texas A&M participaron en el servicio conmemorativo la noche de la tragedia y luego hicieron lo que tradicionalmente hacen los Aggies en momentos de adversidad, incluyendo guerras y desastres naturales. Hicieron lo que se necesitaba hacer.

En tradición con 123 años de liderazgo Aggie, tomaron control de la situación, emprendiendo una investigación para averiguar qué fue lo que falló.

Cuando se complete la investigación, los regentes y administradores de Texas A&M tomarán el paso siguiente basados en evidencias y no en emociones. Espero que puedan concebir una manera de construir la hoguera de manera segura, usando la experiencia y habilidad disponibles en las facultades de arquitectura e ingeniería.

Yo sé que debe tomarse toda posible precaución para asegurar que la tragedia no se repita, y para que la vida de jóvenes aggies no vuelva a arriesgarse nunca.

Como Aggie por segunda generación y como padre, creo que el mayor tributo que podemos ofrecer a aquellos que murieron es asegurarnos que sus vidas no fueron vividas ni perdidas en vano.

Top