COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Julio 13, 2012
Contacto: Cindy Brockwell - (210) 826-7800

Aumenta preocupación sobre trata ilegal de personas

Cuando hice campaña por primera vez para una banca en el Senado de Texas, no se me hubiera ocurrido que un día escucharía testimonio de una sobreviviente del tráfico ilegal de personas.

La trata de personas es un problema creciente, se da en nuestro país e incluye a ciudadanos americanos.

El 26 de junio asistí a una audiencia en San Antonio del Comité Interino Conjunto para el Estudio de la Trata de Personas, del que soy miembro. El trabajo del comité es examinar los servicios disponibles a víctimas de la trata brindados por agencias federales, estatales y locales, y por organizaciones sin fines de lucro.

La audiencia incluyó discusiones sobre la necesidad a largo plazo de casas y refugios de seguridad, y las mejores prácticas comprobadas de asociaciones público/privadas que ofrecen servicios a las víctimas.

También revisamos procedimientos y servicios disponibles a jóvenes que han sido identificados como víctimas de la trata, incluyendo análisis de las penas criminales apropiadas asociadas a la prostitución.

Esta esclavitud moderna afecta tanto a ciudadanos de EE.UU. como a inmigrantes. Suele involucrar a niños y jóvenes forzados a la prostitución. Previos esfuerzos legislativos se enfocaron en el enjuiciamiento a los criminales, incluyendo condenas obligatorias para aquellos que usan y venden a niños para el sexo, pero este comité está buscando maneras de ayudar a los sobrevivientes.

El testimonio más desgarrador fue el de una mujer identificada solamente como Debbie. Ella nos contó su historia de haber sido vendida por su propia madre a la tierna edad de seis años, por drogas y dinero.

Debbie dejó la escuela en quinto grado y fue madre a los 12 años. Su madre la vendió a un hombre que fue su “marido”, abusador y proveedor de heroína durante décadas. Nadie en su escuela o centro médico hizo preguntas que pudieran llevar a la verdad.

Ella permaneció en esa situación por temor. No tenía familia a quién recurrir porque fue su propia familia quien la vendió.

Escuchamos a expertos y funcionarios de agencias, trabajadores sociales y agentes de policía. Nos dijeron que faltan refugios y lugares de tratamiento para las víctimas rescatadas como Debbie.

Escuchamos que tenemos fondos y servicios disponibles para víctimas de la trata internacional, pero no tanto para ciudadanos de EE.UU.

Uno de los grandes problemas es identificar a las víctimas. Han sido abusadas, pueden tener miedo de pedir ayuda y no tienen adónde recurrir.

El Proyecto Polaris es una organización nacional comprometida a combatir la trata de personas. Su línea telefónica gratuita para hacer una denuncia, conectarse con servicios contra la trata en su área, o pedir entrenamiento o asistencia técnica local e información general es el 1-888-373-7888.

Para mayor información sobre este problema, visite el sitio www.polarisproject.org.

Este comité conjunto del Senado y Cámara de Representantes de Texas continuará recibiendo testimonio en otra reunión en Houston este verano. En el otoño, el comité formulará recomendaciones para la Legislatura 83º que se reúne el próximo enero.

Si usted tiene alguna sospecha sobre trata de personas, por favor haga preguntas e involúcrese.

arriba