COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Julio 6, 2012
Contacto: Cindy Brockwell - (210) 826-7800

No está decidido qué impacto tendrá Obamacare en Texas

“Tenemos que aprobar la medida para saber qué hay en ella”, dijo la Portavoz Nancy Pelosi. “Esto no es un aumento de impuestos”, dijo el Presidente Obama. Se hicieron declaraciones engañosas y definitivamente tontas para aprobar lo que podría significar el mayor aumento de impuestos en América.

Yo soy uno de los muchos que esperaba que Obamacare fuera bloqueada en el Congreso de Estados Unidos. Luego pedí la revocación de Obamacare y esperé que el procurador general de Texas prevaleciera en las cortes.

Texas, junto a otros 26 estados, luchó contra Obamacare en la Corte Suprema de Estados Unidos. Perdimos esa guerra (por ahora) pero ganamos una batalla significativa: los estados decidirían si ampliar o no la inscripción en Medicaid.

¿Entonces qué pasa ahora? Muchos siguen esperando que sea revocada por un nuevo gobierno en el año 2013.

El Gobernador Rick Perry y el Procurador General Greg Abbot están viendo las opciones que tiene el estado. Pero mientras tanto, el Gobernador Perry ha dicho que él no está interesado en acelerar ninguna parte de esta legislación insolvente y extralimitada.

La presidenta del Comité Senatorial de Salud y Servicios Sociales de Texas anunció que pronto planearía audiencias para estudiar cómo afectaría a Texas la nueva decisión judicial.

La Legislatura de Texas, cuando se reúna el próxima enero, tendrá que tomar algunas decisiones sobre cómo implementar esta legislación en Texas. O el Gobernador Perry podría convocar una sesión especial de la Legislatura antes de eso.

Medicaid es el mayor factor de gasto en el presupuesto estatal. Alrededor de 3.4 millones de tejanos están ahora cubiertos por Medicaid. En el presupuesto de 2012-2013, $17.1 billones de ingresos generales van a Medicaid; $40.6 billones de Todos los Fondos (eso incluye dólares federales) van a Medicaid.

El fallo de la Corte Suprema permite a los estados decidir si amplían o no la cobertura de Medicaid a toda persona cuyo ingreso esté por debajo del 133 por ciento del nivel federal de pobreza, o alrededor de $25,300 para una familia de tres.

La carnada para ampliar Medicaid es la promesa de billones de dólares federales para pagarla, por un tiempo. De 2014 a 2016, el gobierno federal pagaría por el costo total de los nuevos inscriptos en el programa Medicaid.

El problema empezaría en el 2017, cuando los estados tendrían que empezar a pagar una parte, aumentándola lentamente hasta llegar al 10 por ciento del costo en el año 2020, haciendo de eso el tope.

Todos conocemos el cómico dicho: “Soy del gobierno federal, estoy aquí para ayudar”. Eso podría ser verdad en épocas de desastres naturales, ¿pero lo podemos creer cuando se trata de la expansión federal de la atención médica? Yo lo dudo.

A los dueños de pequeños negocios no les gusta este programa; temen que serán forzados a brindar beneficios que no pueden pagar. Una mayoría de americanos tampoco lo quieren. Es una instancia más del gobierno federal tratando de cuidar de nosotros desde la cuna hasta la tumba.

Como su senador estatal, trabajaré en contra de la expansión de Medicaid y la gran factura de impuestos que llegará eventualmente.

arriba