COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Diciembre 2, 2011
Contacto: Cindy Brockwell - (210) 826-7800

Jueces federales rediseñan mapas de distritos

Editoriales de periódicos desde Fort Worth a Amarillo han condenado el hecho de que los mapas de redistribución de distritos en Texas vuelven a estar en manos de jueces federales.

Tres jueces federales en San Antonio diseñaron mapas temporales de cara a las elecciones 2012 para la Cámara de Representantes de Texas, Senado de Texas y Cámara de Representantes de EE.UU. Esto se da después que tres jueces federales en Washington D.C. se negaran a aprobar los nuevos mapas estatales para el Congreso nacional y la Legislatura estatal sin un juicio.

Como resultado de los retrasados mapas, el plazo de presentación para todas las elecciones pasó al 15 de diciembre.

Cada 10 años, después del Censo de Estados Unidos, la Legislatura debe redistribuir los distritos legislativos, del Congreso nacional y la Junta Estatal de Educación, creando distritos que contengan aproximadamente el mismo número de tejanos.

En junio pasado, durante la sesión legislativa especial, una medida de mi creación que hubiera cambiado el método usado para redistribuir los límites de distritos del Congreso fue aprobada por el Senado. La SB 22 hubiera puesto fin al divisivo y altamente partidista ejercicio que siempre resulta en malasangre, juicios onerosos y una distriubución partidista de los distritos del Congreso, lo que es un mal servicio para los tejanos.

Además de separar las comunidades de interés común, la redistribución partidista protege a los legisladores titulares. Esto desalienta la participación de nuevos candidatos, por lo que las opciones de los votantes están limitadas a un desafío simbólico o directamente ninguna opción.

Como ambos partidos políticos han probado concluyentemente que no pueden resistir el rediseño partidista, la medida SB 22 hubiera creado una comisión de redistribución independiente, bipartita y formada por ciudadanos que yo creo aportaría más balance y una semblanza de justicia al proceso.

Una comisión independiente también permitiría a la Legislatura atender temas críticos durante una sesión con redistribución, en vez de participar en una ácida lucha por los distritos del Congreso.

Mi medida pedía a las bancadas republicanas y demócratas del Senado y la Cámara de Representantes de Texas elegir dos ciudadanos cada una. Por los menos dos miembros de la comisión resultante de ocho miembros serían de condados con poblaciones relativamente pequeñas.

Ningún miembro podría ser funcionario electo, o de partidos políticos o cabilderos registrados. No tengo duda que cada partido elegiría miembros con lealtad incuestionable hacia ese partido. Estos ocho tejanos elegirían entonces una novena persona, sin voto, para prisidir la comisión.

Juntos rediseñarían distritos del Congreso justos y legales, y decidirían un mapa por voto mayoritario. Siempre que sea razonable, cada distrito debía ser compacto y continuo, y estar separado de otros distritos adyacentes por barreras geográficas naturales, artificiales o subdivisiones políticas.

Otros trece estados ya hacen algo similar, y funciona.

Los beneficios de tal plan son obvios. El Senado de Texas votó por una comisión de ciudadanos independiente y bipartita en el 2005, 2007 y 2011. Cada vez, la medida murió en la Cámara de Representantes.

Si soy reelecto como su senador estatal en el año 2012, trataré nuevamente de imbuir al proceso de redistribución de sentido común y justicia, manteniéndolo lejos de las manos de jueces federales y ahorrando a contribuyentes muchos cientos de miles de dólares en honorarios de abogados.

arriba