COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Mayo 6, 2011
Contacto: Cindy Brockwell - (210) 826-7800

Una oportunidad de redistribuir los distritos del Congreso de manera justa

Por primera vez en 50 años, las luchas de redistribución de distritos en la Legislatura de Texas están en el asiento trasero con respecto a las luchas por el presupuesto. Así debe ser.

Cada 10 años, después del Censo de Estados Unidos, la Legislatura debe redistribuir los distritos de la Legislatura estatal, Congreso nacional y Junta Estatal de Educación, creando distritos que contengan aproximadamente el mismo número de tejanos.

Los votantes de Texas no suelen apasionarse por el proceso de redistribución, mostrando poco interés a menos que el partidismo y disacuerdo que inevitablemente acompaña la redistribución llegue a los periódicos.

El miércoles 4 de mayo, una medida que cambiaría el método para rediseñar los límites de distritos para el Congreso fue aprobada en el Comité Senatorial Selecto de Redistribución. La SB 196, de la que soy autor, daría término al divisivo y altamente partidista ejercicio que resulta en malasangre, costosos juicios y la división partidista de distritos del Congreso, que es en perjuicio de los tejanos.

Además de separar las comunidades de interés, la división injusta protege a los titulares. La titularidad protegida desalienta el desafío en elecciones, por lo que las opciones de votantes podrían limitarse a un desafiante débil o ninguna otra opción.

Como ambos partidos políticos han probado concluyentemente que son incapaces de resistir la tentación de una distribución injusta, la SB 196 crearía una comisión de redistribución bipartita, con ciudadanos independientes, que yo creo aportaría un sentido de equilibrio y una semblanza de justicia a la redistribución. Una comisión independiente también permitiría a la Legislatura atender temas críticos durante una sesión con redistribución, en vez de ser absorvida en una cruenta lucha por los distritos del Congreso.

La medida pide a los miembros republicanos del Senado de Texas seleccionar dos ciudadanos, y a los demócratas seleccionar otros dos ciudadanos y a la Cámara de Representantes elegir otros cuatro miembros. Por lo menos dos miembros de la comisión de ocho miembros serían de condados con poblaciones relativamente pequeñas.

Ninguno podría ser un funcionario electo, oficial de partido político o lobbista registrado. Yo no tengo ninguna duda de que cada partido elegiría miembros cuya lealtad al respectivo partido político sea fuerte. Estos ocho tejanos seleccionarían una novena persona, que presidiría sin voto.

Juntos diseñarían distritos justos y legales para el Congreso, y decidirían el mapa por una mayoría de votos. En lo razonablemente posible, cada distrito debe ser compacto y continuo, y estar separado de otros distritos adyacentes por barreras geográficas naturales, artificiales o subdivisiones políticas.

Otros trece estados ya hacen algo similar, y funciona.

Los beneficios de tal plan son obvios. El Senado de Texas votó por una comisión independiente y bipartita en el 2005 y 2007. Este año, si la medida se aprueba en ambas cámaras y es firmada por el gobernador, los tejanos ya no tendrán que sufrir lo que sufren cada 10 años durante medio siglo.

arriba