COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Enero 20, 2011
Contacto: Cindy Brockwell - (210) 826-7800

¿Para qué armas en universidades? Para salvar vidas

Hace casi tres años, un individuo armado mató a dos personas en un alojamiento universitario para luego dirigirse a un aula en Virginia Tech donde mató a 30 más. También hirió a por lo menos otras 15 personas. Ese ataque fue el incidente armado más trágico en una universidad en la historia de Estados Unidos, pero ha habido por lo menos otros seis con múltiples asesinatos.

Es por eso que el jueves 13 de enero, yo, junto a otros 13 coautores, presentamos la medida SB 354, para permitir que aquellos con licencia CHL para portar armas puedan hacerlo en edificios, alojamientos y aulas universitarias.

Yo quiero imponer un cierto grado de duda en la mente del potencial criminal. Y si una persona trastornada llega a abrir fuego en un aula o alojamiento universitario, deseo dar al profesorado, personal y estudiantes la capacidad de defenderse.

A fines del 2010, menos del tres por ciento de los tejanos mayores de 21 años eran portadores de CHL activos.

Para obtener una licencia para portar armas, los tejanos deben tener por lo menos 21 años, o por lo menos 18 años si sirven en el ejército o tienen baja de honor. Esto hace que la mayoría de los estudiantes en sus primeros tres años universitarios no pueden obtener la licencia.

Aquellos que no cumplen los requisitos para comprar un arma bajo leyes estatales y federales no pueden obtener la licencia CHL. Los que solicitan la licencia CHL deben presentar el número de seguridad social, licencia de conducir válida o tarjeta de identificación, domicilio actual, número de teléfono e información de empleo, información domiciliaria y laboral de los últimos cinco años, e información sobre todo antecedente psiquiátrico, criminal, y de consumo de drogas y alcohol. Finalmente, a los solicitantes se le toman las huellas dactilares.

El Departamento de Seguridad Pública (DPS) hace después una averiguación de antecedentes computarizada en el estado y FBI, usando esas huellas dactilares.

DPS comparte información con agencias policiales locales en todo lugar que el solicitante haya vivido en los pasados cinco años. Luego los empleados del departamento local hacen averiguación de antecedentes. Esto incluye una revisión de los registros del condado, incluyendo todo registro local de arrestos que pudo no haber sido enviado a la Oficina de Registros Criminales de DPS.

También se acude a las cortes de jueces de paz locales y cortes municipales por toda condena de delitos Clase C que los descalifiquen. Las sentencias diferidas también son consideradas condenas para la licencia CHL.

Los solicitantes que hayan tenido problemas previos de salud mental son derivados a la Junta Asesora Médica para que determine la capacidad mental del solicitante para usar y guardar un arma correctamente.

Sin embargo, la reclusión o el tratamiento como paciente externo ordenada judicialmente para tratamiento psiquiátrico hace que se le niegue una licencia al solicitante.

En breve, el proceso para obtener una licencia para portar armas es riguroso e incluye averiguación de antecedentes, de 10 a 15 horas de instrucción en aula impartida por instructor certificado por DPS, e instrucción y examen en polígonos de tiro.

Desde mucho antes de la tragedia en Virginia Tech, yo soy un defensor incondicional de la Segunda Enmienda y nuestro derecho a defendernos y defender a nuestros seres queridos.

No veo razón para que los estudiantes, profesores y personal de universidades no tengan ese derecho, especialmente cuando lo usan criminales suicidas o trastornados mentales.

arriba