COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Octubre 21, 2010
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

Fondo para emergencias en Texas

Apartar dinero para emergencias es una práctica que viene desde la época colonial en nuestra nación, cuando Ben Franklin advertía a los colonos que “un centavo ahorrado es un centavo ganado”.

En 1987 Texas sufrió un déficit presupuestario como el que enfrentaremos los legisladores cuando seamos convocados el 11 de enero de 2011. En ese momento, el estado no estaba obligado a apartar dinero para emergencias, así que los legisladores hicieron recortes draconianos con el fin de equilibrar el presupuesto como exige la Constitución de Texas.

Como resultado de ese difícil año fiscal, en 1988 los votantes de Texas aprobaron una enmienda constitucional que creó el Fondo de Estabilización Económica --conocido comúnmente en inglés con el nombre de Rainy Day Fund. El dinero en este fondo de emergencia procede de dos fuentes: impuestos a la extracción de gas y petróleo y todo superávit en ingresos generales al fin de un bienio.

La Contralora Susan Combs estima hoy que habrá alrededor de nueve billones de dólares en el fondo de emergencias cuando la Legislatura de Texas se reúna en enero. Como Texas enfrenta un déficit presupuestario de $18 a $21 billones, hay un creciente interés en el Rainy Day Fund.

Sin embargo, hacer uso del fondo no es tan simple como suena. Para usar el dinero con el fin de cubrir un déficit en el presupuesto, tanto la Cámara de Representantes como el Senado de Texas deben obtener la aprobación de las tres quintas partes de los miembros en ambas cámaras. Si se otorga esa aprobación, la cantidad de dinero extraída del fondo de emergencias no puede ser mayor al total del déficit.

Aunque ambas cámaras legislativas aprueben el uso de fondos de emergencia, Texas seguirá enfrentando un déficit de más de $9 billones, si la estimación actual prueba ser correcta. Como la mayoría de los ingresos del estado --alrededor del 60 por ciento--viene del impuesto de ventas en Texas, la economía tendrá que mejorar rápidamente para que el estado pueda evitar un déficit presupuestario.

Aunque conlleva la aprobación de tres quintas partes de la Legislatura el poder usar el fondo de emergencia para ayudar a equilibrar el presupuesto, lleva un aún mayor número de votos usar el fondo para otra cosa que no sea cubrir el déficit. Usar el dinero para cualquier otra cosa requiere las dos terceras partes del Senado y la cámara baja.

Los menguantes ingresos de los impuestos de venta y mayores costos de operación en educación y salud están llevando a una perfecta tormenta económica para el Tesoro de Texas. Si drenamos el fondo de emergencias para alivianar la actual tormenta económica tendrá que ser debatido en ambas cámaras legislativas.

Legislaturas previas han usado el fondo para programas de educación y justicia en lo criminal. En la próxima sesión, los legisladores tendremos que decidir cuánto del fondo de emergencias será usado para balancear el presupuesto.

arriba