COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Agosto 20, 2010
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

La seguridad escolar de los estudiantes de Texas

Hay 9,000 escuelas públicas en Texas, con un total de casi cinco millones de estudiantes, de los cuales un millón va a la escuela en transporte escolar.

Proteger la vida de los estudiantes de Texas en su viaje de ida y vuelta a la escuela significa obedecer las leyes de tránsito. Los motoristas saben que deben parar cuando las luces rojas de los buses escolares están en intermitente y la señal de ‘stop’ a la vista; sin embargo, podrían desconocer que tienen que parar no solo cuando van detrás del bus sino también cuando lo van a cruzar por la dirección opuesta.

El no parar podría resultar en una multa de hasta $1,000. Si el conductor es culpable de esta ofensa más de una vez, el Departamento de Seguridad Pública de Texas podría suspender su licencia de conducir por seis meses.

Los conductores no necesitan parar por un bus escolar cuando están en una carretera con carriles separados por medianera u otra barrera física en el medio. Los conductores pueden continuar su viaje una vez que el bus arranca, se apagan las luces intermitentes o el conductor señala que está bien continuar.

Según la Administración Nacional de Tráfico en Carreteras, una tercera parte de los peatones fallecidos en accidentes relativos a transportes escolares ocurren en un área de 10 pies alrededor del bus escolar.

Además de las leyes de tránsito relativas a transporte escolar, otras leyes protegen también a los peatones. Todo peatón tiene el derecho de paso en cruces de calles marcados, y el conductor será responsable si provoca heridas en un peatón que cruza la calle legalmente.

Los conductores deben recordar que las multas se duplican en zonas escolares y pueden variar según la ciudad, dependiendo de la velocidad del vehículo. En Austin, por ejemplo, la multa regular es de $204 por cinco millas por encima del límite de velocidad.

En 2009, la Legislatura 81º tomó otro paso más para proteger a los estudiantes de Texas, aprobando la medida HB 55, que convierte en ofensa criminal el uso de instrumentos de comunicación inalámbricos en zonas escolares. Esto incluye, pero no está limitado a hablar o escribir en un teléfono celular.

Actualmente, para la aplicación de esta ley, se debe poner una señal de prohibición de teléfono celular al comienzo de la zona escolar, si la ciudad decide hacer cumplir la ley, como lo hace la mayoría de las ciudades.

En sesiones legislativas previas, he presentado medidas limitando el uso de celulares al conducir a aquellos de mano. Yo planeo volver a introducir la medida cuando se reúna la Legislatura de Texas el año próximo.

Aunque las leyes de tránsito ayudan a proteger a los escolares de Texas, los padres deben también instruir a sus hijos sobre cómo ir a la escuela de manera segura y cómo comportarse en el transporte escolar. Por ejemplo, los niños deben siempre caminar en la vereda, obedecer a los guardias de cruce, y si no hay vereda, deben caminar en la parte izquierda de la calle, enfrentando al tráfico. También deberían estar atentos al tráfico al bajar del bus escolar, y no se debería dejar solos a los niños pequeños cuando esperan el transporte escolar.

Proteger la seguridad de los niños siempre ha sido y seguirá siendo una prioridad legislativa en Texas.

arriba