COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Julio 30, 2010
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

La Sesión 2011 de la Legislatura de Texas

Como probablemente ya sepa, la Legislatura de Texas se reúne en sesión regular cada dos años, y además por solo 140 días, y el 2011 es uno de esos años.

El único proyecto de ley que no puede dejar de aprobarse es aquel con el que adoptamos el presupuesto estatal bienal, y en el año siguiente al censo federal cada década, debemos también ajustar los límites de distritos electorales del Congreso Nacional, y el Senado y la Cámara de Representantes estatales, debido a cambios en la población y para cumplir con la orden de la Corte Suprema de Estados Unidos de que el voto de todo ciudadanos debería tener, tan cerca como sea posible, la misma fuerza.

Como podrá imaginar, hay gran cantidad de temas que enfrentaremos los legisladores la próxima primavera además del presupuesto y la redistribución de distritos (consideramos más de 7,000 proyectos de ley en la sesión regular del año pasado), pero se espera que el presupuesto y la redistribución dominen el trabajo y atención de los legisladores de Texas en el 2011.

Con la predicción de un déficit presupuestario de tanto como $18 billones, aún con el fondo de emergencias de $10 billones, igual tendremos las manos llenas tratando de reducir presupuestos de por sí ya reducidos. No se adoptará ningún programa el año próximo a menos sean de los que ahorran dinero (una buena idea en cualquier año).

En cuanto a la redistribución de distritos, sería desafortunado que continúe siendo un ejercicio tan divisivo, partidista y rencoroso y termine en el 2011 como terminó hace diez años en el 2001 –con el cierre de la Legislatura después de una sesión regular y habiendo fracasado en la adopción de algún mapa, ni del Congreso, ni del Senado ni de la Cámara de Representantes estatales.

Nuestro proceso actual de redistribución de distritos es una pérdida de tiempo, dinero y energía; definitivamente un pobre servicio a la gente de Texas, y una completa e innecesaria desviación de la atención de legisladores hacia otros serios desafíos del estado.

Trece estados han reconocido este hecho y elegido métodos alternativos para redistribuir sus distritos legislativos y del Congreso, y Texas debería hacer lo mismo.

Como dijo el ex Portavoz de la Cámara de Representantes Nacional, Newt Gingrich (R-Georgia): “Redistribución es cuando los demócratas estafan al público en estados donde controlan y protegen a sus políticos titulares, y los republicanos estafan al público en estados donde controlan y protegen a sus políticos titulares, para que la ciudadanía termine estafada en ambas circunstancias”.

La buena noticia es que el Senado de Texas aprobó una medida de la que soy autor, tanto en el 2005 como en 2007, para reformar este proceso y faltó solo un voto para volverlo a hacer el año pasado.

La mala noticia es que la medida no logró pasar por todo el proceso a tiempo para entrar en vigor para la redistribución del año que viene.

Lo último que se pierde es la esperanza, así que sigo esperanzado que finalmente prevalezca una reforma a la redistribución –para beneficio de todos los tejanos, independientemente de su afiliación política.

arriba