COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Mayo 21, 2010
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

América debe su existencia a nuestros hombres y mujeres militares

En el Día de la Memoria nuestra nación hace una pausa para rendir tributo a la vida y servicio de los hombres y mujeres militares que dieron su vida por nuestra libertad.

Más de un millón de soldados americanos, hombres y mujeres, murieron en las guerras y conflictos en los que esta nación ha luchado desde que el primer soldado en tiempos de la colonia tomó las armas en 1775 para luchar por la independencia. Colectivamente, los americanos siempre esperan que cada guerra sea la última. Desafortunadamente, ninguna lo ha sido.

Al continuar las acciones en Irak y Afganistán probando la paciencia y valentía de la nación, recuerdo unas palabras dichas por Patrick Henry en el tiempo de la revolución de Estados Unidos. Él dijo: “Protejan con celosa atención la libertad pública. Sospechen de todo aquel que se acerca a esa joya. Desafortunadamente, nada la preservará excepto por la fuerza directa. Si se abandona esa fuerza, se va a la ruina”.

Desde que 189 hombres lucharon y murieron en el Álamo en 1836, los tejanos tienen una tradición de servicio militar. En los predios del Capitolio en Austin, existen monumentos que honran a tejanos que murieron o sirvieron en los Estados Confederados de América, la Guerra Española-Americana, I Guerra Mundial, Pearl Harbor, II Guerra Mundial, Corea, así como veteranos de ciertas brigadas.

No hay un monumento en los predios del Capitolio conmemorando a los 500,000 tejanos que sirvieron en la Guerra de Vietnam. El Comité Memorial de Vietnam en el Capitolio de Texas, sin fines de lucro, y en el que sirvo y preside el Senador Juan “Chuy” Hinojosa y el Diputado Wayne Smith, ambos veteranos de Vietnam, está trabajando para recabar $1.5 millones para construir un Monumento a Vietnam en el Capitolio de Texas. Puede leer más sobre el proyecto en: www.buildthemonument.org.

No fue hasta fines del siglo XIX que comenzaron a erigirse monumentos para distinguir a aquellos que pelearon la batalla, más que a la misma batalla. Estoy orgulloso que, como tejanos, rendimos honor a la batalla más histórica en nuestro estado, la del Álamo, con un monumento con los nombres de los soldados que allí murieron; también tiene esculturas en bajorrelieve de algunos de sus defensores.

Aunque ningún monumento, premio, medalla o bandera plegada puede reemplazar a un ser querido, a través de los años los legisladores de Texas hemos aprobado medidas que rinden honor a los hombres y mujeres militares que hicieron el último sacrificio y asistieron a las familias que deben seguir sin ellos.

En noviembre de 2001, los votantes de Texas aprobaron una enmienda constitucional que autorizó la creación de hasta siete cementerios estatales para veteranos y dependientes elegibles. Tres de esos cementerios están abiertos: el Cementerio Estatal de Texas Centro en Killeen, el Cementerio Estatal del Valle del Río Grande en Mission, y el Cementerio Estatal de Veteranos en Abilene. Estos cementerios estatales servirán a veteranos en áreas no servidas por uno de los cementerios nacionales. Actualmente, no existen planes para más cementerios nacionales de veteranos en Texas.

Como uno de solo cuatro senadores estatales de Texas que cumplió el servicio militar activo, yo continuaré trabajando para asegurar que aquellos que sirven, y las familias de aquellos que no retornan, no serán olvidados por los hombres y mujeres en la Legislatura de Texas.

arriba