COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Septiembre 11, 2009
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

Cambios en el fondo Texas Tomorrow: dolorosos pero necesarios

La Legislatura de Texas creó el fondo Texas Tomorrow Fund en 1995 para que los padres pudieran congelar el precio de matrícula y gastos administrativos universitarios de sus hijos.

Los padres que adquirieron estos contratos tomaron una muy buena decisión, especialmente después que la Legislatura de Texas votara por la liberalización de precios en matrículas universitarias en el año 2003. Yo voté en contra de la medida que permitía a juntas de regentes de universidades públicas fijar sus propios precios de matrícula, pero fue aprobada de todos modos. Sin ningún límite en lo que las universidades pueden cobrar, los precios de matrículas se dispararon. Como resultado, un contrato que originalmente costaba $11,000 para matrícula y gastos administrativos, ahora cuesta casi $29,500.

Aunque el fondo nunca intentó redituar beneficios inesperados para los compradores, eso es exactamente lo que ocurrió cuando algunos tejanos cancelaron sus contratos con el fondo Tomorrow, recibiendo casi tres veces la cantidad del contrato original.

El fondo nunca intentó ser un instrumento de inversión, y los contratos cancelados le cuestan a los contribuyentes de Texas. Los aumentos de matrículas, contratos cancelados y la baja en el mercado financiero están agotando rápidamente el dinero del fondo. Éste probablemente se quede sin fondos entre el 2015 y el 2017. Necesitaría $65 millones en 2015 y alrededor de $434 millones en el bienio 2016-2017, resultando en un uso de entre $1.7 y $2.1 billones de dólares de contribuyentes para el 2030.

Para mejorar la terrible situación fiscal del fondo, la Junta de Matrículas Prepagas de Educación Superior de Texas votó unánimemente en mayo para reembolsar los contratos cancelados –y solo los contratos cancelados- con el dinero que los padres invirtieron menos un gasto administrativo nominal.

Los compradores no perderán su dinero como les pasó a la mayoría de los tejanos que invirtieron en el mercado financiero y tampoco recibirán un beneficio inesperado pagado por los contribuyentes de Texas. Los aproximadamente 119,000 estudiantes que todavía no han usado sus contratos y se inscriben en una institución estatal de educación superior recibirán el beneficio total: 100 centavos por dólar, como lo garantiza la Constitución de Texas. Y se estima que 98-99 por ciento de esos 119,000 estudiantes harán exactamente eso.

Los estudiantes que reciben becas y ya no necesitan el dinero del fondo Tomorrow podrían arreglar con empleados de asistencia financiera universitaria para usar tanto el fondo como la beca. El estudiante podría, por ejemplo, usar el Texas Tomorrow para pagar matrícula y gastos administrativos, y la beca para libros o vivienda.

El propósito del Texas Tomorrow Fund es ayudar a los padres a pagar la educación universitaria de sus hijos, no darles un beneficio del 300 por ciento. Le debemos a los estudiantes y contribuyentes mantener el fondo tan financieramente sólido como sea posible.

Los padres tienen hasta el 1º de noviembre para cancelar sus contratos y ser reembolsados en base a la norma actual.

Un nuevo plan de prepago, el Texas Tuition Promise Fund, permite a los padres pagar por anticipado la matrícula universitaria y gastos administrativos de sus hijos en base a precios de 2009-2010; sin embargo, el plan no está garantizado totalmente por el estado. Hay información en la página de la Contraloría: http://www.everychanceeverytexan.org/.

Aunque desearía que el plan original creado por la Legislatura pudiera administrarse sin las modificaciones hechas en mayo, creo que mantener el plan tan financieramente sólido como sea posible cumple la intención de la Legislatura, que lo creó para que más estudiantes de Texas puedan ir a la universidad.

arriba