COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Agosto 28, 2009
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

Nuevas leyes que afectan a los menores de Texas

Los padres en Texas esperan que sus hijos cumplan las reglas familiares y aquellas impuestas por la ley.

Desafortunadamente, los niños --y los padres lo saben--no siempre cumplen sus reglas ni las de la ley. Durante la sesión legislativa de este año, aprobamos algunas leyes nuevas que afectan a los menores y, de no cumplirlas, a sus padres, que normalmente terminan pagando las multas por los hijos que no respetan la ley. A partir del 1º de septiembre, los menores podrán ser castigados por intoxicación pública. Antes de esa fecha, los menores pueden ser castigados por operar un vehículo en estado de ebriedad, pero no son procesados por aparecer embriagados en lugares públicos.

La medida HB 558, aprobada por la Legislatura y promulgada por el gobernador, permite que los menores --aquellos de menos de 21 años--sean procesados por intoxicación pública en cortes municipales o de juez de paz, y no en cortes para delitos juveniles. La intoxicación pública es castigada con multa y/o asistencia a programas para abuso de drogas o alcohol y otros programas de rehabilitación.

La SB 328 da al Departamento de Seguridad Pública de Texas el poder de suspender la licencia de conducir de un menor si éste no pasa la prueba de aliento o sangre cuando está operando una embarcación. El período de suspensión por la primer infracción es de 60 días, 120 días por la segunda vez y 180 después de las dos primeras. La nueva ley también aumenta el costo por reestablecimiento de licencia suspendida, de $50 a $100.

A la vez que aprobamos medidas para castigar a menores que desobedecen la ley, también aprobamos legislación para protegerlos de ellos mismos, lo que todo padre sabe es uno de los aspectos más difíciles en la crianza, especialmente durante la adolescencia.

Según el Departamento de Salud de EE.UU., la exposición a radiación ultravioleta por cierto período puede aumentar el riesgo del melanoma, la forma de cáncer de piel con el mayor índice de mortalidad. Los adolescentes, desafortunadamente, suelen correr este riesgo para lograr un bronceado.

La HB 1310 prohíbe a los menores de 16 años y medio en Texas usar aparatos que emiten rayos ultravioletas. Los adolescentes entre 16 y 18 años podrían usarlos con permiso escrito de un padre o guardián. Este consentimiento escrito debe presentarse en el establecimiento y podría ser revocado en cualquier momento.

El rodeo es una tradición tejana que atrae a muchos jóvenes; sin embargo, el deporte puede ser peligroso cuando los participantes se montan en ganado agresivo. Hay riesgo de heridas en todo aquel que participa en este deporte. La SB 2505 requiere ahora que los menores usen cascos para montar y chaleco de protección al participar en este deporte.

Aunque estas medidas están diseñadas para proteger a los menores y reducir, mediante el castigo, el número de los que desobedecen la ley, ninguna legislación puede reemplazar a un padre o guardián atento cuando se trata de criar a los hijos.

arriba