COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Mayo 15, 2009
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

Una Texas agradecida rinde honor a sus héroes

Muchos tejanos esperan ansiosos el Día de la Memoria porque significa el fin del año escolar, el comienzo del verano, un fin de semana largo o la barbacoa en el patio con familia y amigos.

Lamentablemente, para cientos de tejanos, el 25 de mayo será un día de recuerdo y reflexión, no de celebración. Son las familias de los 431 tejanos que han perdido la vida luchando por la libertad en Irak y Afganistán. Mientras las familias de los caídos velan a sus seres queridos, también reflexionan sobre la vida de los valientes hombres y mujeres que dejaron un legado de libertad a una nación agradecida.

Este legado debe ser conservado, protegido y honrado. Con ese fin, el Senado de Texas aprobó recientemente la medida SB 2135. Esta ordena al Comité de Cementerios Estatales de Texas erigir un asta y monumento para rendir honor a los militares de Texas caídos mientras servían en zona de combate. La medida también requeriría al cementerio estatal izar la bandera a media asta por un período apropiado como signo de respeto a la memoria de un miembro de las fuerzas armadas fallecido.

El asta en memoria dedicada a los tejanos que murieron defendiendo nuestro estado y nuestra nación es una manera de rendir honor a su sacrificio.

De los 431 tejanos que murieron en Irak o Afganistán, nueve eran miembros de la Guardia Nacional de Texas. Como los miembros de la Guardia Nacional de Texas son, en el verdadero sentido de la palabra, ciudadanos soldados, sus familias suelen no estar preparadas cuando uno de ellos muere en acción. Bajo la ley actual, el beneficio por fallecimiento de un miembro de las fuerzas armadas estatales que muere durante un entrenamiento o deber autorizado es de aproximadamente $21,000.

La SB 1022 enmendaría la ley actual relativa a beneficios por fallecimiento para sobrevivientes de un miembros de la Guardia Nacional de Texas que muere después del 11 de septiembre del 2001 en cumplimiento de su deber federal activo o sirviendo en una operación militar en deber activo bajo autoridad estatal. La medida requeriría al estado pagar $250,000 a sobrevivientes elegibles de un soldado, o la porción prorrateada de esa cifra a sobrevivientes elegibles.

Aunque el dinero no sustituye la pérdida de un ser querido, podría ayudar a remediar la carga económica de las familias, especialmente la de los niños pequeños.

Como uno de solo cuatro senadores que ha cumplido servicio militar activo, estoy orgulloso de que ambas medidas hayan sido aprobadas por el Senado y referidas a la Cámara de Representantes. Espero que los miembros de la Cámara de Representantes aprueben ambas medidas antes de que finalice la Sesión Legislativa 81º el 1º de junio.

Aprobar estas medidas enviaría el fuerte mensaje de que la Legislatura de Texas pone un alto valor al sacrificio de nuestras tropas y defensa de nuestra nación y nuestra libertad.

arriba