COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Mayo 8, 2009
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

Controlar el costo de la educación universitaria

Por un voto peleado de 17 a 14, el Senado de Texas aprobó en 2003 una medida para liberalizar el precio de las matrículas universitarias, permitiendo a cada institución cobrar lo que necesita para cubrir sus necesidades económicas.

Yo fui uno de los 14 senadores que votó en contra de la medida porque creía que era un error permitir que juntas de regentes –en vez de legisladores que responden a los ciudadanos—fueran los que fijaran los precios de matrículas.

En ese momento, yo temía que los precios iban a subir dramáticamente, sin la opinión de la gente que es la que paga. Desafortunadamente, mis temores se hicieron realidad y, definitivamente, los precios de matrículas y gastos han aumentado sustantivamente en los seis años pasados.

Aún en los mejores momentos económicos, la educación universitaria es cara. En este momento de recesión económica, muchas familias de Texas ya no pueden pagar por la universidad. Esto es triste no solo para los estudiantes sino también para el estado. Hacer la educación universitaria prohibitiva debilita la capacidad de Texas para atraer a empresas y negocios que necesitan una fuerza de trabajo altamente educada y entrenada.

Por éstas y otras razones, me alegra ser el copromotor de la propuesta SB 1443, la que limitaría los aumentos de matrículas a cinco por ciento anual o el índice de inflación basado en el índices de precios al consumidor durante tres años, lo que sea más bajo. El límite en la matrícula, gastos administrativos obligatorios y por clases se aplicaría a las 17 universidades cuyo precio total de matrícula excede la media en el estado --un poco más de $5,000 al año.

El Senado aprobó unánimemente la SB 1443 y la envió a consideración de la Cámara de Representantes.

La medida es compleja, y preveo que se le harán cambios en la cámara baja. En los primeros años, una universidad que no haya aumentado sus precios el año anterior podría aumentarlos, incluyendo matrícula y gastos, en un cinco por ciento ò $315, lo que sea mayor, hasta el semestre de otoño del 2011.

Las universidades que han aumentado precios en más del 5 por ciento para el 2009-2010 no podrían aumentar precios en más de $630 durante los próximos dos años. Después del año escolar 2010-2011, todas las universidades más caras que la media estatal tendrían que respetar el límite del cinco por ciento o el índice de inflación.

La Universidad de Texas en Austin, la Universidad Texas A&M y la Universidad Estatal de Texas en San Marcos están entre las instituciones con un costo académico que pasaría a ser limitado. Las universidades que cobran menos que la media estatal no estarían limitadas por el cinco por ciento o índice de inflación. Estos establecimientos, como la Universidad Estatal Angelo, podrían aumentar los precios solo para compensar la diferencia entre la asignación que le destine la Legislatura y el costo operativo estimado por el establecimiento.

La SB 1443 permitiría, pero no requeriría, que las instituciones ofrezcan a estudiantes de primer año la oportunidad de congelar los precios de matrícula durante los cuatro años de su carrera.

Aunque esta medida no limitaría los precios de matrículas a su nivel actual, reduciría los aumentos y ayudaría a familias a planificar la educación universitaria de sus hijos, sabiendo aproximadamente cuánto va a aumentar el costo en un período de cuatro años.

arriba