COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Febrero 20, 2009
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

Los tejanos aprecian su derecho a la propiedad privada

La importancia que tiene la propiedad privada para los tejanos quedó demostrada el 2 de marzo de 1836, cuando 59 hombres establecieron la República de Texas firmando un documento que declaraba, en parte, que el gobierno de México había cesado de proteger sus vidas, libertad y propiedad.

La independencia de Texas no terminó con la determinación de los primeros colonos a tener y proteger sus propiedades. Aunque las guerras campestres se dieron en todo el Oeste americano, Texas tuvo su buena parte de disputas por tierras. Casi ningún condado estuvo libre de cruentas batallas por la propiedad de la tierra.

Las historias de guerras por tierras son más que una parte de la colorida y excepcional historia de Texas; sirven como base de nuestra creencia en los derechos de los ciudadanos a proteger su propiedad contra individuos y gobiernos avasalladores.

Definir y limitar claramente la doctrina del dominio eminente [expropiaciones] vale definitivamente la pena como para incluirlo en esta sesión legislativa. Desde que la Corte Suprema de Estados Unidos amplió en 2005 el poder del dominio eminente para incluir el expropiar propiedad privada para el desarrollo económico privado, la Legislatura de Texas ha tomado la delantera en limitar el poder de dominio eminente.

Hemos progresado mucho para promulgar una legislación justa de dominio eminente en 2005, aprobando la medida SB 7 de la que soy autor; sin embargo, una enmienda constitucional sigue siendo necesaria para proteger los derechos de propietarios.

El Gobernador Perry describió al dominio eminente como una de sus prioridades legislativas en esta sesión legislativa. Como resultado, se han presentado 13 proyectos de ley relativos al dominio eminente, incluyendo la proposición de dos enmiendas constitucionales.

Una de las enmiendas propuestas prohibiría al estado o subdivisión política del estado expropiar propiedad privada con el fin principal de desarrollo económico o para beneficiar a un determinado ente privado.

La otra enmienda propuesta aseguraría una adecuada y justa compensación por la propiedad expropiada y prueba de que el uso contemplado de la propiedad es público y necesario, según determine la corte.

Una enmienda constitucional que prohíba la adquisición de tierras para uso privado por medio de procedimientos de condena aseguraría que la propiedad de los tejanos está protegida de una interpretación liberal de lo que constituye o no “uso público” en procedimientos de dominio eminente.

Si estas enmiendas constitucionales propuestas son aprobadas por dos terceras partes del voto en el Senado de Texas y la Cámara de Representantes de Texas, los tejanos votarían por ellas en noviembre. En ese momento, creo que los tejanos aceptarían la justicia y necesidad de una enmienda que proteja a los propietarios de gobierno e individuos que desean apoderarse de su tierra en pro del desarrollo económico.

Aunque yo apoyo el desarrollo económico, no debería ser a expensas de los derechos de propiedad de los tejanos. Como senador estatal y tejano por cuarta generación, soy totalmente consciente de que los tejanos creen enérgicamente en nuestro derecho a tener y usar nuestra propiedad privada sin temor a la condena de nuestra propiedad con el fin de desarrollo económico privado o en beneficio de un ente privado.

arriba