COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Agosto 15, 2008
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

¿Deberían los estudiantes universitarios de Texas permanecer desarmados y vulnerables?

Actualmente no se permiten portar armas ocultas en universidades e institutos de Texas. Yo creo que esta ley debería cambiarse.

Los asesinatos masivos en las universidades Virginia Tech y Northern Illinois hubieran causado menos pérdida de vidas si una persona hubiera tenido licencia para portar armas en esos lugares.

En un esfuerzo por prevenir tragedias tan absurdas aquí en Texas como las que ocurrieron en Virginia e Illinois, yo introduciré una medida que permitiría a personas que tengan licencia para portar armas ocultas hacerlo también en universidades. A primera vista, la idea de armas en universidades podría conjurar visiones de un campo universitario lleno de estudiantes armados, pero éste no sería el caso.

Como la mayoría de los estudiantes universitarios tienen 17, 18, 19 o 20 años, y como sólo las personas mayores de 21 años pueden tener licencias para portar armas en Texas, muy pocos estudiantes universitarios podrían portar armas en los institutos, y aquellos que pueden tendrían que estar entrenados y certificados antes de poder portar armas. Hay un par de excepciones a la regla. Los militares en servicio activo o con baja honorable pueden portar armas independientemente de su edad.

Cuando la Legislatura de Texas aprobó la medida de armas ocultas en 1995, los opositores a la medida (y escuché a muchos de ellos) creían sinceramente que la aprobación de una medida de derecho-a-portar retornaría a Texas al salvaje y lejano oeste, incluyendo tiroteos en esquinas y sangre en nuestras calles.

Aunque yo los escuché, no estuve de acuerdo, y me alegra informar que ninguna de esas predicciones se dieron. Hasta el 31 de diciembre del 2007, el Departamento de Seguridad Pública (DPS) de Texas listó 288,909 portadores de armas activos, lo que significa que solo un 1.2 por ciento de la población estatal tiene licencia para portar armas. Este grupo parece que cumple con la ley.

En el 2007, por ejemplo, más de 90,000 tejanos recibieron su licencia para portar armas ocultas. Una rigurosa averiguación de antecedentes estatal y federal y extenso entrenamiento administrado a través de DPS han hecho que las revocaciones sean mínimas. Solo se revocaron 422 licencias en el 2007, por diferentes razones.

También es interesante señalar que el requisito de edad mínima limitará el número de personas que pueden portar armas legalmente en las universidades. Solo un 5 por ciento de las 90,000 licencias emitidas en 2006-07 fueron a personas entre 21 y 25 años, el único grupo por edad que representa a estudiantes universitarios tradicionales.

Si usted tiene en cuenta el número de portadores que no están en la universidad y el número de universidades e institutos en Texas, está claro que nuestras instituciones estatales de educación superior no se llenarían de estudiantes armados, como no se llenan en los 23 estados que permiten a adultos con licencia portar armas en universidades.

Como padre de un estudiante universitario, estoy cómodo con la idea de que él asista a clases donde algunos de sus profesores y compañeros porten armas. Uno de ellos bien podría salvar su vida.

arriba