COLUMNA DE OPINION
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Febrero 22, 2008
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

Antiguos tejanos dieron sus vidas por el derecho al voto

El 2 de marzo de 1836, Texas declaró su independencia de México, y el 14 de mayo, el presidente interino David G. Burnet llamó a elecciones en septiembre para ratificar la Constitución y elegir los miembros del Congreso de la nueva República.

En 1836, vivían en Texas alrededor de 20,000 personas. Era un área inmensa, y apenas la mitad estaba habitada. El oeste de Texas era un territorio desorganizado.

Hay que dar crédito a esos tempranos tejanos porque a pesar de las grandes distancias y falta de informativos actualizados, igual se enteraron de las elecciones. Ellos ratificaron la nueva Constitución y eligieron a 14 senadores y 29 diputados para enviar al Congreso.

Este año, les pido a mis compatriotas tejanos no solo observar el Día de la Independencia de nuestro gran estado el domingo 2 de marzo, sino honrarlo aún más al votar en las elecciones internas el martes 4 de marzo.

En Texas y otros muchos estados, la redistribución de distritos electorales ha afectado tanto la votación que el voto más importante que usted puede emitir suele ser el de las elecciones internas en marzo en vez de las elecciones generales en noviembre.

Dejar la redistribución de distritos legislativos y del Congreso Nacional en manos de aquellos cuyos empleos dependen del resultado, los hombres y mujeres que lo representan a usted en Austin y en Washington D.C., ha tenido como resultado límites de distritos diseñados para proteger a titulares, independientemente de si estén los republicanos o demócratas en el poder.

A consecuencia de esto, muchos votantes de Texas van a las urnas en noviembre y ven posiciones con candidatos sin oposición o, si hay oposición, muchos candidatos presentándose en distritos diseñados tan exageradamente a favor de un partido político o el otro que es obvio qué candidato resultará el ganador.

Para citar al diario Dallas Morning News del 3 de noviembre del 2006: “Cuando el partido mayoritario tiene la función de redistribuir los distritos, los titulares ganan y los votantes pierden”.

Excepto por candidatos presidenciales y estatales, como los de gobernador y senadores nacionales, la decisión sobre qué candidato ganará las elecciones generales de noviembre está determinada en la elección interna de marzo. Los congresistas nacionales, senadores y diputados estatales más muchos jueces son elegidos en las internas de marzo en batallas con republicanos versus republicanos y demócratas versus demócratas.

Desafortunadamente, el doble de personas en Texas votan en noviembre que en marzo, porque creen que su voto “realmente cuenta”, cuando el hecho innegable es que su voto cuenta mucho más en marzo.

Yo he luchado contra esta redistribución partidista en sesión legislativa tras sesión legislativa. Creo firmemente que la redistribución debería estar en manos de una comisión bipartita de ciudadanos y volveré a presentar una medida para lograrlo cuando la Legislatura se reúna el próximo año.

Entre tanto, les pido que vayan a las urnas el 4 de marzo y emitan su voto cuando éste realmente valdrá la pena, en las elecciones internas.

Aprenda la lección de aquellos tejanos. Ellos conocían el valor de votar porque era un privilegio que se les había arrebatado, y estaban dispuestos a morir para recobrarlo.

arriba