COLUMNA DE OPINION
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Enero 25, 2008
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

Las familias están ahora más protegidas de la violencia familiar

La mayor parte del crimen violento en Texas ocurre entre personas que se conocen, y en muchos casos, de forma íntima.

La violencia doméstica termina a veces en muerte, aún cuando las víctimas han recibido órdenes de protección que supuestamente las mantendrían lejos de sus atacantes.

Muchos de los culpables de violencia doméstica violan las condiciones de la fianza u orden de protección, o cometen delitos relativos a la seguridad de la víctima o la comunidad. Antes del año pasado, cuando la infracción era un delito menor, los jueces, por ley, debían extender la fianza a los culpables.

En delitos mayores, los jueces tienen la autoridad de negar la fianza y mantener a los culpables en prisión. En un esfuerzo por aumentar la protección a las víctimas de violencia familiar, la Legislatura de Texas aprobó la HB 3692 el año pasado. Esta medida permite a jueces negar la libertad bajo fianza a los culpables bajo ciertas circunstancias.

Como la negación de fianza es un tema constitucional, la HB 3692 necesitó la aprobación de los votantes de Texas para convertirse en ley. En las elecciones para enmiendas constitucionales de noviembre, 84% de ustedes votaron a favor de la enmienda; la medida se convirtió en ley el 1º de enero.

Esta enmienda a la Constitución de Texas permitirá la detención sin derecho a fianza en ciertos casos de violencia familiar, incluyendo delitos menores.

El Diputado Joe Straus (R-San Antonio) es el autor de la medida, y yo la promoví en el Senado. Me complace que los votantes de Texas coincidan con el Diputado Straus y conmigo en que esta ley debía aprobarse. Las cifras definitivamente apoyan nuestro punto de vista.

Por ejemplo, en el 2005, en el Condado Bexar, los juzgados extendieron 587 órdenes de protección para proteger a víctimas de violencia familiar. En el 2006, el número aumentó en aproximadamente un 20%, a 729 órdenes de protección.

En el 2005, hubo un total de 448 cargos por violación de órdenes de protección, con 398 de estos cargos presentados como casos de delito menor, lo que significa que los culpables tenían derecho a la libertad bajo fianza. En el 2006, el número de cargos fue de 439, con 379 como delitos menores.

La muerte de compañeras íntimas aumentó de 15 en el 2005 a 22 en el 2006, un aumento del 32%.

Para ponerle una cara a estos trágicos eventos, el 16 de marzo del 2006, Matthew O’Connor causó daños físicos a su esposa Evairene O’Connor. Un juez emitió una orden de protección el 11 de mayo del 2006.

El 3 de julio, Matthew O’Connor violó la orden de protección, amenazando con matar a su esposa y poniendo un instrumento de seguimiento en el vehículo de la víctima. El 12 de julio, fue arrestado y liberado bajo fianza por el ataque inicial. O’Connor fue arrestado nuevamente el 12 de agosto y liberado bajo fianza el 15 del mismo mes por el caso de Violación de Orden de Protección.

Dos semanas después, mató de un tiro a su mujer y luego se quitó la vida.

De haber estado en vigor la nueva ley, el juez podría haber negado la libertad bajo fianza a O’Connor y ponerlo en prisión inmediatamente después de violar la orden de protección.

Lamento que la ley haya sido aprobada demasiado tarde para salvar la vida de Evairene O’Connor, pero si salva a una víctima más de violencia doméstica, será una medida bien aprobada.

arriba