COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Diciembre 14, 2007
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

Control de seguros de conductores en Texas

Desde 1981, los conductores de Texas deben tener seguro de vehículo; aún así, aproximadamente el 20 por ciento de ellos sigue sin seguro.

Eso va a cambiar muy pronto. En enero, el estado inaugurará un nuevo programa para responsabilidad de conductores, decretado por ley SB 1670 que la Legislatura aprobó en el 2005.

Los dos meses de prueba del programa comenzarán en Austin. Si funciona bien, el programa se extenderá al resto del estado.

Desafortunadamente, el Acta de Responsabilidad de Vehículos Motorizados, que prohíbe a las personas manejar sin seguro, no ha tenido el efecto que los legisladores previeron cuando adoptaron el acta hace más de 25 años. La ley ha sido difícil de implementar porque los agentes de policía no han podido verificar la situación del seguro del motorista.

Los conductores muchas veces evaden la ley: compran el seguro pero cancelan la póliza después de recibir la tarjeta del seguro. Otros conductores manejan con tarjetas de seguro falsas, emitidas en pólizas de seguro inexistentes.

La medida SB 1670 estableció un programa de verificación de responsabilidad financiera que da al Departamento de Seguridad Pública de Texas, el Departamento de Tránsito de Texas y el Departamento de Información de Texas los recursos y autoridad necesarias para verificar el cumplimiento del Acta de Responsabilidad de Vehículos Motorizados por el conductor.

Aunque aprobamos la medida en el 2005, ha llevado dos años establecer una base de datos central con información proporcionada por compañías aseguradoras vinculadas a base de datos de agencias estatales. Con 16 millones de conductores en Texas, éste fue un trabajo complicado.

Esperemos que la prueba de dos meses en Austin asegure que el programa funcione como es debido. El programa es financiado con una tarifa de un dólar pagada una vez al año por conductores que renuevan su registro vehicular.

Una vez que comience el programa, los conductores sin seguro serán multados. La multa por una primera vez es un mínimo de $175 y un máximo de $350. Las multas aumentan por la segunda y tercera ofensa: de $350 a $1,000. La tercer ofensa podría hacer que el conductor perdiera su licencia de conducir y que se le incaute el vehículo. Los que no paguen las multas podrían ser arrestados. Los conductores sin seguro podrían tener que pagar también $250 más al estado por tres años.

Cuando comience el programa, los agentes policiales podrán verificar el número de placa con la base de datos, cuando el conductor tenga un accidente o sea parado en tráfico. El seguro de conductores será también verificado cuando reciben su inspección anual de vehículo y cuando pagan por la nueva calcomanía de registro.

El estado enviará advertencias a los conductores que hoy no tienen la cobertura mínima de $25,000 por heridas o muerte a una persona, $50,000 por dos personas o más, y $25,000 por daños a la propiedad.

Aunque pasarán por lo menos dos meses antes que el programa sea implementado a nivel estatal, cuando lo haga debería haber una reducción significativa de conductores no asegurados.

arriba