COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Diciembre 7, 2007
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

¿Va a tomar en las fiestas? Dele las llaves del carro a un amigo sobrio

Unas felices fiestas pueden convertirse fácilmente en días angustiantes cuando los que las celebran conducen después de tomar.

El manejar intoxicado es uno de los delitos cometidos más asiduamente y los más mortales en América, según un informe de la Administración Nacional de Tránsito en Carreteras. A nivel nacional, en el 2005, casi 13,000 personas murieron en accidentes relacionados con el consumo de alcohol, resultando en una fatalidad cada 41 minutos. De los 13,000 muertos, 1,569 murieron en carreteras de Texas.

No es sorprendente que estas cifras aumenten durante los meses de fiestas con un alto tráfico; sin embargo, el planear con anterioridad podría lograr no tener que arrepentirse toda la vida. Si usted planea tomar alcohol en un evento, designe a un conductor sobrio antes de salir, y entregue las llaves del vehículo a esa persona.

Al buscar un conductor, es importante elegir uno que respete la promesa de ser el conductor designado y no caiga en la tentación de “disfrutar la fiesta y tomar solo un trago”.

El conductor designado debe ser una persona con licencia que no tome nada de alcohol. Uno o dos tragos podrían ser suficientes para poner a alguien sobre el límite permitido de Concentración de Alcohol en la Sangre (BAC), del 0.08 por ciento. Para conductores menores de 21 años, el límite legal es de 0 por ciento.

Las fiestas son también un tiempo de más viajes. Muchas veces, los padres usan esta oportunidad para permitir a sus hijos adolescentes que tienen licencias de conductor principiante practicar en la ruta.

La medida SB 153, de la que soy autor y que la Legislatura aprobó este año, convierte en delito que el pasajero con licencia de conducir que acompaña a un conductor con permiso de principiante esté dormido, intoxicado o involucrado en una actividad que no le permite observar o responder a las acciones del conductor del vehículo.

La persona culpable de una infracción de esta naturaleza será acusada de delito Clase C, castigado con una multa no superior a los $500.

La SB 153 es solo un arma más en el continuo esfuerzo de la Legislatura de Texas para hacer nuestras carreteras más seguras. Las leyes que aumentaron la edad mínima para consumir alcohol a 21 disminuyeron el índice de fatalidades en tráfico para los jóvenes en más de la mitad desde 1988.

Las leyes contra envases abiertos, una medida que suspende la licencia de conducir de una persona por 180 días si ésta se niega a someterse a un examen de aliento o sangre, y otras leyes aprobadas en sesiones legislativas previas también han ayudado a reducir los accidentes de tráfico causados por el alcohol.

Aunque la prevención de muertos y heridos es la principal razón de conducir sobrios, un arresto por conducir alcoholizado puede dañar su presupuesto para las fiestas. El Departamento de Transporte de Texas estima que un delito DWI (por manejar alcoholizado) en ciertas áreas de Texas, incluyendo Austin, puede costar tanto como $15,000.

Nadie está inmune a los problemas relativos a conducir alcoholizado, así que es siempre importante recordar a la gente que queremos que elegir un conductor designado puede ser el regalo más inteligente de todos.

arriba