COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Agosto 3, 2007
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

Nuevas leyes protegen a los perros de los humanos

Las peleas de perros son ilegales en Texas desde hace muchos años; sin embargo, a pesar de su ilegalidad, éstas se siguen dando.

Reportajes recientes sobre un jugador profesional de fútbol acusado de estar involucrado en peleas de perros han aumentado el conocimiento público sobre la crueldad de este llamado deporte. Aun antes de que la historia apareciera en las noticias, los legisladores de Texas estaban aumentado las penas por promocionar o asistir a una pelea de perros.

Actualmente, una persona condenada por causar, promover o usufructuar de una pelea de perros es culpable de delito Clase A. Este año, aprobamos la medida HB 916, la que aumenta la pena a crimen castigado con no menos de 180 días y no más de dos años en prisión estatal y/o multa de $10,000.

Aumentamos también la pena por entrenar perros de pelea o asistir a una pelea, de delito Clase B a Clase A, castigado por hasta un año en prisión y una multa máxima de $4,000.

La HB 1411 se enfoca en los dueños de perros que atan a sus perros de manera cruel y/o no le dan suficiente comida y agua. Bajo las provisiones de la medida, los dueños no pueden dejar perros atados afuera y desatendidos entre las 10 de la noche y las 6 de la mañana.

Los perros no pueden dejarse atados afuera a menos de 500 pies de una escuela y/o en condiciones meteorológicas extremas. Los dueños no pueden usar collares para perros considerados crueles para el animal.

La ley actual no permite que los agentes de control de animales intervengan hasta que los perros atados muestren síntomas de inanición, deshidratación u otro signo de abuso o negligencia. La HB 1411 ordena que policías o encargados de control de animales que tienen causa probable de pensar que un perro está atado cruelmente, entreguen al dueño un aviso escrito de este hecho, con fecha y hora.

Los dueños que no mejoren las condiciones del perro dentro de las 24 horas estarán cometiendo un delito Clase C, castigado con multa de hasta $500 por cada perro atado.

Si una persona ya ha sido declarada culpable, la ofensa pasa a delito de Clase B, castigado con multa de hasta $2,000, 180 días de prisión, o los dos.

También aprobamos la HB 2328, la que castiga a aquellos que cometen actos de violencia hacia animales, como quemar o mutilar gatos vivos, poner perros en jaulas y tirarlos al tanque depurador municipal para ahogarlos, o dejar perros atados sin agua ni comida hasta que mueren. La medida también se aplica al tratamiento impropio o negligencia de animales de granja. Las personas condenadas por crueldad hacia animales domésticos o de granja serán culpables de delito Clase A.

Todas estas medidas entran en vigor el 1º de septiembre. Me gustaría que no fuera necesario tener que aprobar leyes para asegurar un trato humano, ético y responsable hacia los animales. Desafortunadamente, tenemos que hacerlo.

arriba