COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Junio 1º, 2007
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

Buenas noticias para los maestros jubilados de Texas

Un resquicio de esperanza podría aparecer, finalmente, entre las oscuras nubes de la tormenta que se ha cernido sobre el fondo de pensiones del Sistema Jubilatorio de Maestros de Texas por casi una década.

La Legislatura 80º autorizó a la junta del Sistema Jubilatorio de Maestros (TRS) a emitir un 13º cheque igual al de la pensión mensual de maestros jubilados, sin exceder los $2,400, si el fondo es actuarialmente sólido.

La medida SB 1846 que apoyé también requiere al estado aumentar su índice de contribución mínima de 6 a 6.58%, y estipula que el índice de contribución del estado no puede ser menor al índice de contribución para miembros activos. Además, la medida es retroactiva para personas que se jubilaron antes del 1º de septiembre del 2005 y se reincorporan al trabajo. Los distritos escolares no tendrán que seguir pagando recargos de pensiones y atención médica de estos jubilados después del 1º de septiembre.

Para asegurar que el fondo de pensiones TRS sea actuarialmente sólido, el nuevo presupuesto bienal incluye una asignación de $635 millones para el fondo. Esta contribución y otros cambios en el sistema ayudarían a subsanar la prolongada sequía en los aumentos de pensiones.

La SB 1447 permitirá mayor flexibilidad a asociados de TRS en sus opciones de fondos e inversiones. La medida también autoriza el uso de gerentes externos al fondo para que aporten especialización a estrategias de inversiones del fondo.

Otra medida senatorial permite a miembros jubilados de TRS que vuelven a trabajar en escuelas públicas a partir del 1º de septiembre del 2007 continuar el empleo más allá del 31 de mayo, pero no después del 15 de junio, sin perder el pago mensual de junio.

Actualmente, si un jubilado de TRS vuelve a trabajar en una posición de tiempo completo cubierta por TRS y por más de 6 meses en un año escolar, se le descontinúa la jubilación después de los seis meses. Esta medida ayudará a que maestros jubilados que vuelven a trabajar en escuelas públicas una parte del año puedan suplementar sus ingresos.

Entre el 2001 y el 2007, se dieron una serie de eventos que causaron inestabilidad financiera en el sistema. Cambios federales en el sistema de Seguridad Social resultó en que muchos educadores que se jubilaron en el 2004 mantuvieron los beneficios por cónyuges de Seguridad Social. Al cierre del año fiscal 2004 se habían jubilado más de 28,000 maestros, en comparación con años previos cuando se jubilaron entre 10,000 y 15,000.

Muchos de esos jubilados eran de edad y años de servicio mínimos, lo que significa que permanecerán en el sistema por más tiempo, poniendo una carga adicional en TRS.

Las bajas en el mercado también afectaron significativamente a TRS, como lo hizo la reducción de la contribución del estado a TRS en 1996, cuando el fondo tenía un excelente potencial de crecimiento. Los generosos aumentos en pensiones durante los noventa también drenaron el fondo.

Un crecimiento de jubilados sin precedentes, incentivos a la jubilación temprana, declive del mercado, reducción de la contribución estatal y generosos aumentos de beneficios entre 1990 y 2001 crearon la “tormenta perfecta” en TRS.

Desafortunadamente, los jubilados han caído en el torbellino de esa “tormenta perfecta”. Yo creo que la legislación que aprobamos controlará esa tormenta para que no se convierta en el huracán Katrina. Un sistema de pensiones sano y solvente es esencial para atraer y retener buenos maestros, mientras se protegen las mensualidades de jubilados.

arriba