COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Abril 13, 2007
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

Inspecciones de sobriedad, otro instrumento en la lucha contra conductores ebrios

En el 2005, los accidentes producidos por la ebriedad costaron la vida a 1,569 personas en Texas.

De los que fallecieron, 1,371 conducían con un contenido alcohólico en la sangre de 0.08 ó mayor, lo que significa que estaban legalmente ebrios.

A través de los años, muchos de ustedes se han comunicado conmigo y otros legisladores para expresar indignación cuando un conductor ebrio cruza la división entre carriles y mata a una familia entera, o un adolescente alcoholizado choca contra un poste de luz y convierte una fiesta de graduación en un tragedia devastadora. La Legislatura de Texas respondió aprobando medidas para prevenir el conducir en estado de ebriedad. A pesar de las leyes promulgadas y los programas instituidos contra el consumo de alcohol, Texas sigue siendo líder nacional en el número de gente que muere anualmente por accidentes relativos a la ingestión de alcohol.

Después de escuchar sus inquietudes y sugerencias, y el testimonio presentado ante el Comité Senatorial de Movilidad y Seguridad Patria por Georgia Chakiris, de la Administración Nacional de Seguridad de Tráfico en Carreteras, creo que es hora de que la policía de Texas tenga otro instrumento para usar en la lucha contra conductores alcoholizadoa. Texas necesita paradas de inspección de sobriedad, y está lista para ellas.

El cuestionario del Centro de Investigaciones Scripps del invierto 2005 en Texas mostró que el 67 por ciento de los tejanos están a favor de una ley que autorice las paradas de sobriedad.

La propuesta SB 59 de la Senadora Judith Zaffirini, con los senadores John Carona y Chris Harris como coautores, permitiría a agencias del orden establecer paradas de inspección en carreteras o calles para determinar si las personas están conduciendo en estado de ebriedad (DWI por sus siglas en inglés).

Diversos estudios muestran que la implementación de un programa de inspecciones intensivas de sobriedad podría reducir las fatalidades relativas al alcohol en alrededor de un 20 por ciento, salvando aproximadamente 300 vidas al año en Texas.

Los Centros para Control de Enfermedades recomiendan firmemente las paradas de sobriedad, basados en su efectividad para reducir el número de conductores alcoholizados y los accidentes producidos por el consumo de alcohol. Las inspecciones de sobriedad no solo detectan a motoristas ebrios, también previenen que personas ebrias decidan conducir, al aumentar el riesgo de ser detenidos. Muchos reincidentes de DWI persisten en esta conducta porque no tienen temor a ser arrestados y castigados.

Treinta y ocho estados permiten a agencias del orden implementar paradas de inspección de sobriedad. Cuando las ciudades las implementan, los resultados son claros. Las paradas de sobriedad bien publicitadas disminuyen los accidentes de alcoholizados en tanto como el 23 por ciento en comunidades de Tennessee, California, New Mexico y Florida.

La Corte Suprema de Estados Unidos ha sostenido la constitucionalidad de paradas de sobriedad conducidas adecuadamente. La SB 59 define claramente las reglas para implementar estas paradas, como el parar vehículos de manera predecible y no arbitraria, en vez de al azar. Una agencia del orden deberá publicitar la operación de una parada, pero no está obligada a difundir la fecha, hora, lugar o propósito preciso.

Aunque las paradas de sobriedad no terminarán con los accidentes producidos por el alcohol, serán otra medida para ayudar a proteger a los conductores sobrios de aquellos que continúan bebiendo y manejando.

arriba