COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Marzo 30, 2007
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

Los jóvenes en riesgo se beneficiarían con un sistema de información menos riesgoso

En un momento en que las computadoras, emails, mensajes de texto y celulares permiten compartir conocimientos instantáneamente, ciertas agencias estatales están muy atrasadas en la autopista de la información.

Las muchas agencias estatales y locales responsables de la seguridad, salud y bienestar de jóvenes en riesgo y delincuentes juveniles deberían estar compartiendo la información pertinente. Desafortunadamente, en perjuicio de los jóvenes con problemas en Texas, las agencias suelen no comunicarse de manera oportuna y confiable.

Yo creo que intercambiar información es vital para la salud y seguridad de los jóvenes tejanos y el estado entero. Por esta razón, introduje la propuesta SB 1311.

Mi medida ordenaría compartir información entre la Comisión Juvenil de Texas, la Comisión de Libertad Condicional Juvenil de Texas, el Departamento de Servicios de Familia y Protección, la Agencia de Educación de Texas, departamentos de libertad condicional juvenil, distritos escolares públicos, escuelas chárter, agencias de salud y retraso mental, departamentos de salud condales y distritos de hospitales involucrados con jóvenes en riesgo.

Esta información incluiría, pero no estaría limitada a, la identidad, necesidades, condiciones de salud mental y tratamiento, e historial social, criminal, educacional y vocacional de los jóvenes.

Algunos problemas del intercambio de información son inherentes a un sistema que involucra a docenas de agencias estatales y locales; algunas barreras son territoriales y otras se dan porque la actual ley estatal hace confidencial esa información. Además, la complejidad de las leyes estatales y federales y regulaciones de cada agencia hace difícil decidir qué información puede compartirse legalmente.

La SB 1311 requeriría a agencias compartir y aceptar información relativa a jóvenes en riesgo independientemente de la ley actual que hace tal información confidencial. Esta información no sería compartida con otras agencias estatales ni con el público en general, y se mantendría en estricta confidencia.

Los oficiales de libertad condicional para jóvenes y los trabajadores sociales de los Servicios de Protección Infantil (CPS) trabajan muchas veces con las mismas familias. Los jóvenes atendidos primeramente por trabajadores sociales de CPS requieren luego los servicios de departamentos de libertad condicional para jóvenes o agencias de salud mental.

Algunos jóvenes en riesgo tienen problemas mentales, otros reciben servicios especiales en escuelas públicas, mientras otros terminan en el sistema de justicia juvenil. La información compartida de manera oportuna puede significar una gran diferencia en los jóvenes en riesgo, brindándoles servicios más apropiados o interviniendo antes de que los servicios de justicia juvenil sean necesarios.

Compartir información también reduciría la duplicación de servicios, ahorrando así dólares, recursos y personal. Actualmente, cuando se comparte información, suele hacerse de manera informal y de persona a persona, lo que no es siempre confiable. El intercambiar información de manera profesional entre agencias que sirven a la misma población de jóvenes los beneficiaría a ellos, a la comunidad y a los contribuyentes de Texas.

Ya existe una orden estatal para compartir información entre agencias en cuanto a delincuentes juveniles con problemas mentales. Ahora debemos replicar ese mandato. Al hacerlo, ayudaríamos a los jóvenes en riesgo a recibir los servicios apropiados a su situación y eso los asistiría en su muchas veces peligroso camino hacia la edad adulta.

arriba