COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Marzo 23, 2007
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

Tratando de ayudar tanto a estudiantes como a maestros

La educación en Texas ha mejorado mucho desde los días en que los maestros enseñaban del primero al sexto grado en escuelas de solo un aula.

Los maestros de escuelas rurales caminaban a la escuela o iban a caballo, y, en invierno, llegaban más temprano para encender la estufa a leña. Los tiempos han cambiado desde que el salario inicial de los maestros era de 45 dólares mensuales; sin embargo, siguen existiendo algunas prácticas arcaicas en la profesión magisterial.

Aunque los empleados de escuelas públicas son constituyentes de los funcionarios electos que los representan, incluyendo los directivos de juntas escolares, muchas veces se los disuade, si no prohíbe, de hablar directamente con sus dirigentes electos sobre asuntos escolares.

Yo creo que, ya sea que los requerimientos de empleados de distritos escolares se consideran como que deben seguir la “cadena de mando” o están directamente prohibidos, a los empleados se les está negando su derecho constitucional de discutir temas con sus representantes electos. Con ese fin es que introduje la medida SB 135. Mi propuesta prohibiría normas laborales en distritos escolares que restrinjan la comunicación entre empleados de distritos escolares y miembros de la junta directiva, sobre asuntos relativos a la operación del distrito.

Aunque la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos protege el derecho de empleados a tratar temas de interés público con sus funcionarios electos, el hacer valer este derecho puede requerir litigios federales y sus consecuentes tarifas legales. Yo creo que los dólares de contribuyentes se pueden usar mejor evitando las confrontaciones legales entres empleados y distritos escolares.

Además, mejores decisiones provienen de líderes informados. Debería ser una ventaja que miembros de juntas escolares se comuniquen directamente con empleados de distritos escolares.

La SB 135 fue aprobada por el Senado de Texas el 8 de marzo, con un voto unánime. La medida está ahora en la Cámara de Representantes, donde espero sea referida al Comité de Educación Pública.

Mientras que la SB 135 protegería los derechos de empleados de escuelas públicas, la SB 530, de la que soy autor junto con la Senadora Jane Nelson, protegería la salud de los estudiantes de escuelas públicas de Texas.

La obesidad infantil ha alcanzado un nivel de epidemia. Estudios muestran que los niños subidos de peso aumentan en gran medida su riesgo de convertirse en adultos obesos, más susceptibles a enfermedades.

Como fue propuesta, la SB 530 reforzaría los requisitos de actividad física para estudiantes de escuelas primarias y medias, y establecería una evaluación confidencial del estado físico como manera de medir las condiciones físicas de estudiantes.

La SB 530 requeriría que estudiantes desde jardín de infantes a 8º grado participen en actividades físicas por 30 minutos diarios, y por lo menos 135 minutos por semana escolar.

Idealmente, los padres alentarán a sus hijos a ejercitarse. Un programa de educación física vigorosa en el hogar y la escuela ayudaría a asegurar un estilo de vida sano para los tejanos, desde la niñez a la edad adulta.

arriba