COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Marzo 9, 2007
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

Roto el proceso de redistribución de distritos electorales, necesita arreglo

Cada diez años, la Oficina de Censos de EE.UU. trata de contar los habitantes de este país, y al año siguiente al del censo se rediseñan los límites de distritos políticos de distintos niveles del gobierno para cumplir con el mandato “una persona, un voto” de la Corte Suprema de Estados Unidos.

Este ejercicio de poder político, este proceso de redistribución de distritos, es lo más partidista y divisivo de todo lo que hacemos en la Legislatura de Texas, y necesitamos cambiar el método con el que rediseñamos los límites de distritos electorales para el Congreso Nacional.

Nuestra historia en Texas es una de que el partido político mayoritario dibuja los distritos del Congreso dando clara ventaja a su partido y en detrimento del partido político minoritario.

Esto es verdad independientemente del partido político que tiene la mayoría en ese momento.

Como bichos atraídos por la llama, ambos partidos políticos han probado ser incapaces de resistir el impulso de premiar a los que votan por ellos y castigar a los que votan por la minoría.

En 1961, 1971, 1981, 1983 y 1991, fue la mayoría demócrata la que distribuyó a Texas para su beneficio, a expensas de los republicanos.

En el 2001 y otra vez en el 2003, fue la mayoría republicana la que distribuyó a Texas para su beneficio, a expensas de los demócratas.

Bajo la Constitución de Texas, nuestra Legislatura se reúne solo cinco veces en los diez años que transcurren entre un censo y otro, porque nos reunimos por140 días en años impares.

Durante una “sesión de redistribución”, la mayoría de los asuntos de la gente se ponen en segundo lugar, se dejan atrás, y la redistribución de distritos electorales se convierte en el tema que consume casi todo el tiempo. Eso significa que una de cada cinco, o el 20% de nuestras sesiones, se dedican al divisivo y altamente partidista ejercicio que resulta inevitablemente en malasangre, sentimientos heridos y cicatrices prolongadas … sin mencionar los ventajeros distritos electorales del Congreso.

Hay una mejor manera.

Depositemos esta responsabilidad en ocho tejanos (cuatro republicanos y cuatro demócratas), encargados de diseñar límites justos y legales, y requerir el voto de la mayoría para poder adoptar el plan.

Otros doce estados ya hacen esto o algo similar, y funciona.

En la mitad de esos estados, nadie inicia juicio al diseñarse los límites, ni el Partido Demócrata, ni el Partido Republicano, ni MALDEF ni NAACP. Oh, podrán pensar que los distritos no están diseñados exactamente como ellos lo hubieran hecho –pero son justos y son legales. Y los votantes saben dónde estarán los límites por los próximos 10 años y no tendrán que gastar millones de los dólares de contribuyentes en honorarios de abogados por juicios federales que se extienden por años.

Este año, he introducido una propuesta, la SB 1068, en el Senado de Texas, que aportará un sentido de balance y una semblanza de justicia a este admitidamente muy partidista proceso político.

Pide a los miembros republicanos del Senado de Texas elegir a dos ciudadanos y a miembros demócratas del Senado de Texas elegir dos ciudadanos –y el mismo proceso en la Cámara de Representantes. Estos ocho tejanos, con por lo menos dos procedentes de condados con poblaciones relativamente pequeñas, eligen a una novena persona para que presida pero sin voto, y se encargan de diseñar distritos justos y legales para el Congreso.

El beneficio de tal plan es obvio, y el Senado de Texas ya votó a favor de este plan en el 2005.

Estoy trabajando en eso nuevamente este año, con la ferviente esperanza de que la Cámara de Representantes se nos una, y el gobernador firme esta tan necesaria medida, para que en el 2011, después del censo del 2010, Texas no tenga que pasar nuevamente por lo que hemos sufrido cada 10 años en los pasados cincuenta.

arriba