COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Febrero 17, 2007
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

El gobernador se excedió en su autoridad con la orden de vacunación contra el Virus Papiloma Humano

La reciente orden ejecutiva del Gobernador de Texas Rick Perry para la vacunación contra el virus VPH no solo ha atraído atención nacional sino la de muchos residentes del Distrito Senatorial 25.

Algunos de ustedes que se comunicaron conmigo apoyaron la decisión del gobernador para requerir que toda niña que empieza sexto grado reciba la nueva vacuna contra el VPH; sin embargo, una mayoría significativa de ustedes se opuso a esta decisión.

En respuesta a sus inquietudes, así como a las mías, participé en la creación de la propuesta SB 438, que dispondría que no se puede ordenar la inmunización contra el VPH. También firmé una carta al gobernador, junto a otros 25 senadores, pidiéndole anule la orden. El gobernador ha indicado que no planea hacerlo. Espero que cambie de parecer.

Como no soy médico, no estoy capacitado para discutir los pros y contras médicos de una vacuna contra el Virus Papiloma Humano --una enfermedad trasmitida sexualmente que puede causar cáncer cervical. Pero he hablado con dos médicos que sirven conmigo en el Senado de Texas, quienes firmaron también la carta.

Como padre y como senador, creo que los padres, y no el gobierno, son los principales responsables de la protección de sus hijos. Definitivamente, el gobierno tiene el deber de proteger a sus ciudadanos y lo hace con leyes como las creadas para prohibir el manejar en estado de ebriedad.

Cuando se trata de inocular una nueva vacuna a las jovencitas, creo que la decisión debe dejarse a sus padres y su médico. La orden del gobernador permite a los padres negarse a participar, pero deben sortear ciertas barreras para hacerlo.

Aunque podría parecer duro hablar del costo de administrar una vacuna que podría salvar vidas, los hombres y mujeres que ustedes eligieron para administrar los dólares provenientes de impuestos deberían ser fiscalmente responsables. Así como usted y yo lo hacemos por nuestras familias, nosotros debemos priorizar cómo usamos su dinero.

Los seguros médicos debería cubrir el Gardasil, pero si la vacuna es por mandato, el estado debe asumir la responsabilidad de ofrecerla a las jovencitas que no tienen seguro. En este momento, solo hay estimaciones del costo total anual de suministrar la vacuna. Si la frecuentemente citada cifra de $360 por las tres inyecciones necesarias por persona es correcta, el costo sería considerable.

Algunos de los que apoyan el mandato de vacunación han acusado a los legisladores por oponerse a la orden ejecutiva porque fuimos dejados de lado en el proceso de toma de decisiones. Están en lo cierto.

Si el gobierno debe participar en la decisión de suministrar la vacuna VPH, debe hacerlo en la rama legislativa del gobierno estatal --no la ejecutiva--, donde los tejanos puedan aportar su opinión y justamente esperar que los votos de los legisladores reflejen sus inquietudes.

La Constitución de Texas limita severamente el poder del gobernador. Aunque los estatutos estatales le proporcionan poderes de emergencia, la inoculación de una vacuna a partir del 2008 no es una emergencia y no debería tratarse como tal.

arriba