COLUMNA DE OPINION
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Enero 12, 2007
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

Ingresos provenientes del gas y petróleo ayudan a bombear fondos para el cofre estatal

La saludable economía de Texas ha producido $14.3 billones en nuevos ingresos para el presupuesto del 2008-09 que la Legislatura 80º adoptará durante esta sesión de 140 días.

El 8 de enero, un día antes de la apertura de la nueva Legislatura, la Contralora Estatal de Cuentas Públicas Susan Combs anunció que pronostica se dispondrá de un total de $82.5 billones en ingresos generales. Esto significa $14.3 billones más que en el presupuesto de $68.2 billones del pasado bienio.

Aunque los legisladores reciben con agrado el crecimiento económico que resultó en el superávit presupuestario, la Contralora Combs advirtió a los legisladores que deberíamos prepararnos para un enfriamiento económico. Según la contralora, el mercado de la vivienda, los precios del gas y el petróleo y el gasto de consumidores contribuyeron al crecimiento de la economía del estado, pero se espera que éstos declinen en el 2007.

Actualmente, un 87 por ciento de los ingresos estatales para el próximo bienio provienen de los impuestos. El resto proviene de otras fuentes, como cobro de cargos, intereses e ingresos de la lotería. El impuesto de ventas es la mayor fuente de ingresos, produciendo alrededor de $41.5 billones durante los próximos dos años.

Durante la pasada sesión especial, reformamos el impuesto de franquicia, ahora llamado impuesto al margen. Como resultado, es ahora la segunda mayor fuente de ingresos impositivos y la tercer mayor fuente de ingresos generales. Se espera que el impuesto al margen produzca $5.84 billones para el Fondo de Ingresos Generales y $6.09 billones para el nuevo Fondo de Reducción del Impuesto a la Propiedad.

Muchos de ustedes preguntan adónde va el dinero. Un poco más de la mitad del presupuesto se destina a la educación pública y superior. Salud y servicios sociales es el segundo mayor gasto, sumando alrededor de una cuarta parte del gasto de ingresos generales.

Estos dos elementos representan más de tres cuartas partes del presupuesto. Esto significa que los parques estatales, las prisiones, salarios de empleados y otros gastos provienen de la cifra restante. Así como los miembros de una familia deben decidir su presupuesto en base a sus necesidades, lo mismo deben hacer los legisladores estatales.

Adoptar un presupuesto es el único trabajo que la Constitución requiere a la Legislatura. Aunque el superávit elimina la dolorosa tarea de cortar servicios, como sucedió en el 2003, un superávit produce otro tipo de problemas.

A algunos legisladores les preocupa que el usar los nuevos ingresos para beneficio de los contribuyentes de Texas podría resultar en tener que confrontar los límites constitucionales sobre el gasto estatal discrecional adoptados en 1978. La Junta Legislativa del Presupuesto basa su estimación del crecimiento económico del estado en factores que fueron adoptados hace casi 30 años.

Ha pasado mucho tiempo desde que los legisladores se enfrentaran a la posibilidad de anular el límite estatal de gasto, lo que podríamos hacer por un voto mayoritario tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes. Si esto sucede, yo votaré por la responsabilidad fiscal. Si la economía declina, habrá fondos para asegurar que los tejanos reciban los recortes impositivos que prometimos y los servicios que necesitan.

arriba