COLUMNA DE OPINION
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Octubre 20, 2006
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

Recientes incidentes de violencia en escuelas reavivan preocupación por la seguridad de los niños

Recientes incidentes en Missouri y Pennsylvania vuelven a agudizar la inquietud de los tejanos sobre la violencia en escuelas.

Como dijo un residente: “La violencia en Pennsylvania me hizo pensar que, si puede ocurrir un tiroteo en una escuela Amish, realmente puede ocurrir en cualquier lado”. Desafortunadamente, esta persona estaba en lo cierto.

La gente quiere que se aprueben más leyes para hacer las escuelas más seguras. Con un hijo que asiste a escuela pública, entiendo a los padres que urgen a la Legislatura de Texas aprobar más leyes que aseguren un ambiente escolar seguro para nuestros hijos.

La Legislatura de Texas trató el problema en 1995, cuando volvimos a redactar el código de educación. Este nuevo código incluyó medidas disciplinarias de “tolerancia cero”, permitiendo a maestros y directores sacar de clase a estudiantes abusivos, revoltosos e indisciplinados, y ponerlos en programas de educación alternativos.

En estos meses, durante el período entre sesiones legislativas regulares, el Comité Senatorial de Educación está considerando los efectos de esa ley. Según la Agencia de Educación de Texas, los programas de educación alternativos son efectivos.

Solo el 2.25 por ciento de los 4.5 millones de estudiantes en escuelas públicas de Texas son enviados a establecimientos de educación alternativa. El programa está probando ser exitoso como instrumento para mejorar la disciplina en las aulas.

La Legislatura fortaleció la ley en 1997 para permitir la expulsión de estudiantes de escuelas públicas por determinados actos criminales graves, como asalto o introducción de drogas o armas en la escuela. En 1999, para asistir a distritos escolares en sus esfuerzos por mantener seguros a los estudiantes, el entonces Gobernador George Bush creó el Centro de Seguridad Escolar de Texas, en la Universidad Estatal de Texas en San Marcos.

En el 2001 se aprobó legislación dando a este instituto la condición de permanente; sin embargo, el centro no recibe fondos estatales. Depende exclusivamente de subsidios para sus gastos operativos.

El Centro de Seguridad Escolar de Texas sirve como lugar central para información y entrenamiento sobre seguridad escolar. En un momento en que más y más incidentes violentos en escuelas son cometidos por personas ajenas a la comunidad de la escuela, el centro está brindando asistencia técnica a escuelas interesadas en instalar y actualizar su sistema de seguridad, así como sesiones de entrenamiento para el personal escolar.

El centro también está ayudando a distritos escolares a cumplir los criterios ordenados en tres enmiendas de la medida SB 11, la que fue aprobada durante la sesión legislativa 2005. Una de las enmiendas dispuso que todo distrito de escuelas públicas tenga listo un plan de operaciones de emergencia para marzo del 2006.

La segunda enmienda ordena al Centro de Seguridad Escolar de Texas a crear estándares de construcción para escuelas, con diseños arquitectónicos que ayuden a los nuevos establecimientos a prevenir el crimen.

Finalmente, como lo ordena la SB 11, el centro brinda ayuda a las escuelas para poder conducir una auditoria completa de seguridad en el otoño del 2008. Esta auditoría deberá repetirse cada tres años.

Hay mayor información sobre el Centro de Seguridad Escolar de Texas en su página electrónica: www.txssc.txstate.edu/txssc.htm.

Debemos recordar que el centro y la legislación sobre seguridad no prevendrán la violencia por sí solos. Los padres, maestros, estudiantes y legisladores debemos trabajar unidos para lograr escuelas más seguras para el recurso más valioso que tenemos: nuestros niños.

arriba