COLUMNA DE OPINION
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Octubre 6, 2006
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

Nueva ley para ventas privadas de vehículos pone fin a las “declaraciones de mentira”

La honestidad no es solo el mejor proceder para los tejanos que venden vehículos usados de manera privada, sino que es ahora el único proceder.

Efectiva el 1º de octubre, una ley en Texas cambió el cálculo del impuesto de vehículos usados vendidos de manera privada, así como el de camionetas, casas rodantes, vehículos de recreación y motocicletas. La nueva ley está basada en el valor estándar presunto (SPV por sus siglas en inglés) de vehículos usados adquiridos dentro o fuera del estado para usar en Texas. El comprador ahora pagará un impuesto de vehículo motorizado del 6.25% del 80 por ciento del valor de venta.

Antes del 1º de octubre, el comprador firmaba una declaración, muchas veces referida como “declaración de mentira”, donde avalaba el precio de venta del vehículo. La nueva ley está diseñada para que los compradores y vendedores privados de vehículos usados no puedan declarar un precio ficticio bajo para que el comprador pague menos impuestos de los que debe. Por ejemplo, si una persona compraba un vehículo usado por $6,000 pero declaraba su valor de venta como $4,000, se ahorraba de pagar los impuestos de esos $2,000.

Se espera que el cambio en la ley recaude aproximadamente 35 millones de dólares anuales más, los que serán usados para financiar la educación pública. El nuevo método para calcular el impuesto es parte de la legislación de reforma a la educación y su financiamiento que aprobamos en la sesión legislativa especial de este año.

Bajo la nueva ley, el empleado del condado determinará el valor SPV del vehículo usado basado en información del Departamento de Movilidad de Texas (TxDOT). El comprador puede buscar el valor SPV del vehículo usado en la página Internet www.txdot.gov. Pulse en “Vehicle Title and Registration” y luego en “Standard Presumptive Value”.

Se necesita el millaje y número de identificación VIN del vehículo para obtener el valor SPV. El comprador debe saber que el SPV determinado por TxDOT está basado en el valor total del vehículo, no en el 80 por ciento.

Si el comprador cree que el vehículo vale menos que el 80 por ciento de ese valor, puede hacer tasar el vehículo por un vendedor de autos usados o un ajustador de compañía de seguros. Los vendedores de vehículos pueden cobrar de $100 a $300 por una tasación certificada.

La tasación de una motocicleta puede costar de $40 a $300, y la de una casa rodante o vivienda móvil entre $100 y $500. La ley da libertad a los ajustadores de seguros certificados para fijar el precio que cobran.

Se puede obtener el formulario de tasaciones certificadas de vehículos usados (Used Motor Vehicle Certified Appraisal Forms) en la página Internet de la Contraloría Estatal: www.window.state.tx.us. Seleccione “Texas Taxes”. El comprador debe presentar al condado la tasación certificada dentro de los 20 días hábiles de la fecha de compra.

El nuevo método para calcular el impuesto de ventas no se aplica a vehículos adquiridos antes del 1º de octubre, ni a vehículos regalados, los que pagan un impuesto de vehículo de $10, ni tampoco se aplica a trueques exactos, que están sujetos a un impuesto de $5. Los vehículos descartados o abandonados, automóviles y camionetas clásicas, y vehículos vendidos por embargo hecho por un depósito o mecánico también están excluidos.

El terminar con la práctica de falsear el precio de compra privada de un vehículo usado significa que todos los tejanos pagarán los impuestos que le corresponden, que es una manera justa de hacer negocios.

arriba