COLUMNA DE OPINION
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Febrero 3, 2006
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

La consolidación de distritos escolares es un tema que no terminará nunca

Si usted saca el tema de la consolidación de distritos escolares ante algunos legisladores, éstos podrían decirle: “dejen que ese perro siga durmiendo”. Pero la decisión de la Corte Suprema de Texas sobre financiamiento a la educación podría haber despertado al perro.

La corte decidió que el actual método de financiamiento a escuelas públicas es inconstitucional, y dio a la Legislatura hasta el 1º de junio de este año para arreglarlo. Aunque la corte no dictaminó que la manera en que Texas distribuye los fondos --especialmente el tomar de distritos escolares ricos para dar a distritos más pobres--es inconstitucional, sí dijo que el método de distribución está dirigiéndose hacia la inconstitucionalidad.

En su opinión, la Corte Suprema indicó que Texas tiene demasiados distritos escolares. La corte ofreció la consolidación de escuelas o de bases impositivas como dos maneras que podrían usarse para transferir fondos de distritos ricos en propiedad a distritos pobres en propiedades.

Actualmente, un subcomité de la Cámara de Representantes está estudiando la consolidación de escuelas y hará recomendaciones a la Legislatura. Yo creo, sin embargo, que cualquier esfuerzo por consolidar distritos escolares se enfrentará a una oposición categórica.

Los tejanos tienen una historia desde los 1830s de querer el control local de sus escuelas. Los tejanos rurales, especialmente, no se hacen a la idea de elegir personas que viven en un pueblo a 50 millas para que manejen sus escuelas, dispongan la tasa impositiva y decidan cómo se utiliza el dinero recaudado.

Aunque los distritos escolares rurales, aquellos con menos de 1,200 estudiantes, serán el blanco principal de todo esfuerzo de consolidación, algunos tejanos creen que los distritos urbanos deberían consolidarse para reducir los costos administrativos. Yo no creo que un ahorro en los gastos será el factor decisivo para consolidar o no los distritos escolares.

La consolidación se trata de algo más que economía y eficiencia. Se trata de identidad, orgullo por la escuela y control local.

Las escuelas son una parte integral de la identidad de una comunidad. De las competiciones deportivas a los logros académicos, artículos escolares llenan las páginas de periódicos locales y barriales. Las comunidades están orgullosas de sus escuelas, y no quieren verlas consolidadas, aunque la consolidación podría estar bien --para otros distritos.

Por ejemplo, yo vivo en la zona norte de San Antonio, y para mí es fácil hablar de distritos escolares de la zona sur –como los distritos Southwest, Southside y South San—y decir: “deberían ser consolidados”; mientras que el Senador Frank Madla, que representa los distritos escolares de la zona sur, podría mirar al norte y decir: “Alamp Heights debería consolidarse con los distritos North East o San Antonio”.

Pero yo me opongo a la consolidación de Alamo Heights con un distrito escolar vecino porque los residentes de Alamo Heights, a los que represento, se oponen totalmente a la consolidación.

Aunque muchos podrían estar, en teoría, a favor de la consolidación, pregúntese a sí mismo si quiere que el distrito escolar en el que vive se una a un distrito escolar vecino. Para la vasta mayoría de los que me han comunicado su opinión, la respuesta es un rotundo “no”.

La consolidación es una buena idea, pareciera, siempre que se aplique a “ellos” y no a “nosotros”.

arriba