COLUMNA DE OPINION
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
Enero 6, 2006
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

Reemplazar dulces con vegetales podría resultar en un año nuevo más saludable

Comer alubias para la suerte en Año Nuevo es una tradición tejana que podría traerle más que suerte.

Cambiar los dulces de Navidad por vegetales, como las alubias, podría ayudar a los tejanos a cumplir su propósito de adelgazar en este nuevo año --el propósito más frecuente y también el más abandonado.

Mientras los tejanos con raíces sureñas generalmente sirven las alubias “simples”, muchos tejanos prefieren el “caviar de Texas”, una salsa hecha con alubias en vinagre. Comer las alubias naturales o en escabeche no es tan importante como la promesa de ingerir alimentos sanos en este nuevo año.

La epidemia de obesidad crece en el país. El año pasado, los índices de obesidad aumentaron en todos los estados menos Oregon. En base a un estudio de tres años, el Centros para el Control y Prevención de Enfermedades reportó que el 64.5 por ciento de los estadounidenses adultos están pasados de peso o son obesos. El informe concluyó que más del 25 por ciento de los adultos en 10 estados son obesos. Desafortunadamente, Texas es uno de esos diez.

La obesidad es uno de los mayores problemas de salud, y de los más costosos, en el estado. En el 2001, enfermedades relativas a la obesidad -- como las cardiovasculares, diabetes e insuficiencia renal--costaron $10.5 billones en gastos médicos a Texas.

Si queremos contener los crecientes gastos de salud que están mermando el tesoro federal y el estatal, tenemos que hacer algo con respecto a la obesidad. En toda la nación, las legislaturas estatales están debatiendo y aprobando leyes enfocadas en disminuir la obesidad.

En el 2001, el Gobernador Rick Perry creó el Consejo Asesor del Gobernador sobre Estado Físico, para aconsejarlo en temas relativos al buen estado físico y para promover la actividad física y buena alimentación en todos los tejanos, con especial énfasis en los niños, ancianos y personas con necesidades especiales.

Aunque el índice de obesidad en los tejanos adultos es deplorable, el de los niños es trágico. Más de un tercio de los niños de Texas en edad escolar están pasados de peso o son obesos, y un millón de niños sufren problemas cardiovasculares relativos a la obesidad.

Durante sesiones legislativas previas, hemos aprobado leyes que promueven opciones alimenticias saludables en cafeterías escolares y ordenan clases diarias de educación física en escuelas primarias. El año pasado, durante la sesión regular, aprobamos la medida SB 42, la que expande los requisitos de educación física diaria a las escuelas medias (middle schools y junior high schools).

La SB 42 también ordena a la Agencia de Educación de Texas (TEA) evaluar el cumplimiento de regulaciones sobre almuerzos nutritivos y aquellos de valor nutritivo mínimo en distritos escolares independientes. Otra de las provisiones de la medida dispone que TEA provea un resumen anual de la salud y actividad física de estudiantes recabado de información proporcionada por distritos escolares independientes.

Aunque hemos aprobado legislación que intenta mejorar la salud de los escolares tejanos, al final recae en los padres y guardianes el asegurar que sus hijos coman correctamente y se ejerciten regularmente.

Las directivas, proyectos de ley y consejos de condición física no pueden reemplazar la responsabilidad personal. Las opciones que usted tome este año determinarán su salud y la de sus seres queridos.

arriba