COLUMNA DE OPINION
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
16 de diciembre, 2005
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

El manejar sobrio hará las fiestas más seguras y felices

Los accidentes y arrestos por causa del alcohol son maneras seguras de borrar el “feliz” de “feliz Navidad” o “felices fiestas”.

Al celebrar los tejanos estas fiestas con familiares y amigos, deberían recordar que el no obedecer las leyes relativas al consumo de alcohol puede costarles tiempo, dinero, y, posiblemente, la vida. En cada sesión, la Legislatura de Texas aprueba leyes que esperamos conduzcan a la discreción y sobriedad en los conductores de Texas.

Durante la sesión legislativa regular del 2003, aumentamos significativamente la pena por manejar en estado de ebriedad (DWI), agregando una multa de $1,000 por el primer DWI y $1,500 por el segundo.

También aumentamos el castigo a conductores ebrios que se exceden en la velocidad, a los que tienen envases de bebidas alcohólicas abiertos en el vehículo al excederse en la velocidad, o aquellos que causan heridas o muertes viajando a alta velocidad. Es ahora un crimen penado con cárcel el manejar en estado de ebriedad llevando un pasajero menor de 15 años en el vehículo.

En el 2005, la Legislatura 79º se enfocó en adultos que proporcionan alcohol a menores. A partir del 1º de septiembre de este año, los adultos que proporcionan o venden alcohol a un menor se enfrentan no sólo a multas de hasta $4,000 y/o hasta un año de cárcel, sino que pueden perder la licencia de conducir por seis meses. La suspensión podría extenderse hasta un año por reincidencia.

Los menores que compran, tratan de comprar, tienen en posesión o consumen alcohol, así como los menores ebrios en público o que mienten en su edad para comprar alcohol, pueden ser multados con hasta $500, obligados a tomar una clase sobre los efectos del alcohol, cumplir hasta 40 horas de servicio comunitario y perder su licencia de conducir por hasta 180 días.

Si el conductor tiene 17 años o más, y tiene una tercer infracción, podría ser multado con hasta $2,000 y encerrado en la cárcel por hasta 180 días, o ambos. La persona también se enfrenta a una suspensión automática de la licencia de conducir.

Todos los menores de 21 años deben recordar que es ilegal manejar con cualquier cantidad detectable de alcohol en la sangre. Los menores culpables de DWI se enfrentan a multas de hasta $500, suspensión de la licencia de conducir por hasta 60 días por la primer ofensa y 120 días por la segunda.

También deberán atender clases sobre el alcohol y cumplir servicio comunitario. Una tercer ofensa podría resultar en multa de hasta $2,000 y prisión para los menores de más de 17 años.

Aquellos que no cumplen con la ley también podrían ser citados por un agente del Departamento de Seguridad Pública (DPS) de Texas o por un policía local. DPS tendrá policías patrullando las calles y carreteras de Texas desde el sábado 24 de diciembre hasta medianoche del lunes 26 de diciembre.

La policía de Texas y yo preferiríamos que usted cumpla voluntariamente con las leyes relativas al alcohol en vez de ser penado por violarlas.

El cumplir la ley podría salvar su vida y la de sus seres queridos.

arriba