COLUMNA DE OPINION
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
4 de noviembre, 2005
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

Nuevas leyes en agradecimiento a veteranos de Texas por su servicio y sacrificio

El 11 de noviembre, los tejanos se unirán a sus compatriotas americanos para rendir honores a los hombres y mujeres que han servido y sirven en las fuerzas armadas de nuestra nación.

Como uno de sólo cuatro senadores estatales de Texas que ha pasado por el servicio militar activo, el Día de los Veteranos es siempre un día de reflexión y recuerdos para mí; sin embargo, este año el día adquirió un nuevo significado. Matt Hudnall, un ex médico de combate en el Ejército de Estados Unidos, está trabajando como internista en mi oficina de distrito en San Antonio mientras asiste a la Universidad de Texas en San Antonio.

En cumplimiento de su servicio militar activo, Matt sirvió en Irak. Sus experiencias de combate son un vívido recordatorio de que el precio de la libertad no es, ni nunca ha sido, gratuito. Los americanos deben a los hombres y mujeres como Matt una deuda eterna de gratitud por su servicio y sacrificio.

Matt asiste a la universidad por medio de la G.I. Bill. Como senador estatal, estoy orgulloso de que la Legislatura de Texas tenga un historial de aprobación de legislación para mejorar los programas federales de veteranos como la G.I. Bill. Este año no fue una excepción. Aprobamos más de dos docenas de medidas para ayudar a los veteranos y sus familias.

Una de estas medidas expandió el Acta Hazelwood para incluir a miembros del ejército que sirven ahora con motivo de la Guerra contra el Terror. Hasta que aprobamos la HB 503 –el Acta Hazelwood, que exime de matrícula y gastos administrativos a personal militar elegible y sus hijos—estos beneficios no se aplicaban a aquellos que han servido como resultado de los hechos del 11 de septiembre del 2001.

La SB 143, de la que fui autor, beneficiará a miembros y reservistas de la Guardia Nacional de Texas que han sido llamados al servicio activo. La ley actual dispone que los reservistas de las fuerzas armadas deben adherirse a las reglas y regulaciones del Código de Educación de Texas y el Código de Ocupaciones de Texas para renovación de certificados y licencias. La SB 143 hace coincidir el vencimiento para finalizar las horas requeridas de educación profesional continua, así como certificaciones de educadores y licencias profesionales, con el deber activo de reservistas.

La mayor parte del entrenamiento dado a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos cumple o excede los requisitos de crédito académico de institutos y universidades. La HB 133 requiere a universidades considerar el relevante entrenamiento militar de estudiantes al otorgar créditos académicos, resultando en ahorros tanto para estudiantes como para instituciones de alta educación.

También aprobamos una medida que permitirá a los hijos de militares de Texas que asisten a escuelas extranjeras del Departamento de Defensa ser elegibles al programa de préstamos B-On-Time, el que provee préstamos sin intereses a ciertos estudiantes que asisten a institutos y universidades de Texas.

Otra medida elimina el proceso de re-solicitud y re-pago de gastos administrativos para estudiantes que tuvieron que abandonar sus estudios universitarios para incorporarse al servicio militar, mientras que otra medida asegura que su inasistencia será disculpada.

Estas y otras muchas medidas son expresión de la sincera gratitud de los tejanos por el servicio y sacrificio que hacen nuestros hombres y mujeres militares, y que continuarán haciendo en nombre de la libertad.

arriba