COLUMNA DE OPINION
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
21 de octubre, 2005
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

Enmienda constitucional ampliaría opciones de préstamo para jubilados

Los jubilados de Texas que están hallando que podría haber más años que oro en sus años dorados deberían considerar cuidadosamente la séptima enmienda constitucional propuesta, que autorizaría adelantos en líneas de crédito para hipotecas inversas.

La Propuesta 7 es una de nueve enmiendas constitucionales por la que los tejanos votarán entre el 24 de octubre, cuando comienza el voto temprano, y el 8 de noviembre, día de las elecciones.

Todas las enmiendas propuestas han sido aprobadas ya por al menos dos tercios de los votos en el Senado y la Cámara de Representantes estatales, y esperan ahora el voto de los ciudadanos de Texas. Yo voté personalmente en la cámara senatorial por las nueve enmiendas propuestas.

Para alentar a los tejanos a votar en las elecciones de enmiendas constitucionales y ayudarles a tomar decisiones informadas, estoy escribiendo una serie de artículos dando un breve análisis de cada una de las propuestas. Este es el cuarto artículo en la serie.

En 1997, los votantes de Texas aprobaron una enmienda constitucional autorizando nuevos tipos de préstamos garantizados por viviendas, incluyendo hipotecas inversas, las que están limitadas a prestatarios mayores de 62 años.

Bajo los términos de una hipoteca inversa, el acreedor presta dinero al propietario a cambio de una prenda o gravamen a la propiedad del prestatario. Generalmente, el prestatario no tiene que pagar el préstamo o intereses hasta que muere o se muda de vivienda.

Las hipotecas inversas permiten a prestatarios convertir en dinero su activo en la vivienda, el que recibe por una suma total o un plan de pago preestablecido. Actualmente, las hipotecas inversas no pueden ser usadas como líneas de crédito [pedir prestado en cantidades menores y a medida que sea necesario]. Texas es el único estado que no permite alguna forma de línea de crédito en hipotecas inversas.

Los que apoyan la Propuesta 7 aducen que los ancianos deberían tener mayor flexibilidad para recibir dinero cuando lo necesitan, y para pagar la deuda, si pueden, evitando los intereses del total del préstamo. También creen que la Constitución de Texas tiene amplias provisiones para proteger a estos prestamistas de decisiones tomadas apresuradamente o acreedores inescrupulosos.

Los que se oponen a la Propuesta 7 arguyen que la facilidad de obtener adelantos por línea de crédito podría resultar en que un prestatario anciano acumule una deuda mayor que la que tendría con una sola cifra total o un plan de pago preestablecido. Debido a que el prestatario no está obligado a pagar ninguna parte de la deuda hasta su muerte o traslado, el interés de los adelantos se agrega a la deuda. Estos factores podrían eliminar el activo de la propiedad, no dejando nada para futuras necesidades como asistencia médica a largo plazo o los herederos del propietario.

Existe mayor información sobre éstas y otras enmiendas propuestas en la página Internet (en inglés) www.tlc.state.tx.us./pubsconamend/pubsconamend.html, y en español.

arriba