COLUMNA DE OPINION
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
23 de septiembre, 2005
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

La regla del 65% para las aulas debe incluir un aumento salarial a maestros

Mientras los educadores y legisladores de Texas esperan la decisión de la Corte Suprema de Texas sobre la constitucionalidad del sistema de financiamiento a escuelas públicas del estado, una fuerza de tarea de educación está diseñando un plan que requeriría a distritos escolares asignar el 65% de sus ingresos a la instrucción de los estudiantes.

Durante la sesión regular de la Legislatura 79º de este año, el destacado hombre de negocios Red McCombs de San Antonio me llamó a Austin, sugiriendo que la Legislatura requiera que el 65% de todos los fondos que se destinan a las escuelas sean usados directamente en la instrucción en las aulas.

Como resultado de esa llamada telefónica y la investigación subsiguiente que hicimos, el Senador Frank Madla y yo ofrecimos una enmienda a la medida de reforma educativa que requeriría a distritos escolares adoptar la regla del 65%, y el Senado de Texas adoptó nuestra enmienda unánimemente. Aunque todas las medidas de educación fracasaron, la idea de usar más fondos directamente en los estudiantes no fracasó.

En agosto, el Gobernador Perry ordenó a la Secretaria de Educación de Texas Shirley Neeley diseñar e implementar un nuevo sistema de responsabilidad financiera para las escuelas de Texas que incluya el requisito del 65%. Una fuerza de tarea integrada por directores de distritos escolares comenzó a trabajar con la Agencia de Educación de Texas (TEA) a principios de este mes para crear un sistema de responsabilidad que requiera a los distritos escolares informar sobre los gastos incurridos por la instrucción en las aulas.

Yo creo que no deberíamos asignar fondos sin pedir responsabilidad. El sistema actual de reportes de TEA permite a las escuelas incluir elementos tales como instrumentos para bandas, exámenes físicos para el personal, exámenes de drogas y adquisición de vehículos para enseñar a conducir como gastos de educación. La regla del 65% haría que los distritos que han estado usando fondos para tales gastos pronto deberán usarlos en cosas como mayores salarios para maestros, libros de texto, equipos de laboratorios de ciencias y computadoras para las aulas.

Creo que la enmienda es muy buena tanto para los estudiantes como para los maestros, y espero que la fuerza de tarea que estudia la regla del 65% adopte algunas de las provisiones de la enmienda. Por ejemplo, la enmienda hubiera permitido que la asignación del 65% sea adoptada por incrementos, comenzando con un mínimo del 50% en el año escolar 2006-07, y aumentando un 5% anual durante un período de cuatro años desde ahora, hasta el deseado 65% en el año escolar 2009-10.

El aumento a un 65% resultaría en $1.296 billones adicionales para la instrucción en las aulas. Yo espero que una buena parte de ese dinero sea usada para computadoras, equipo de laboratorio y otros materiales de instrucción; sin embargo, lo último en computadoras, buenos equipos de laboratorio y nuevos libros de texto son solo una parte de la ecuación educativa.

Maestros bien pagados en todas las aulas debería ser un factor de la ecuación. Toda medida de reforma educativa debe incluir un aumento salarial a los maestros de Texas que refleje su profesionalismo, dedicación y años de servicio.

El Senado de Texas aprobó medidas educativas durante su sesión legislativa regular y las dos especiales que incluían un bien merecido aumento de sueldos a los maestros de Texas, desde $2,000 a $3,000. Yo voté a favor de estas medidas; sin embargo, éstas fracasaron o no fueron votadas en la Cámara de Representantes.

arriba