COLUMNA DE OPINION
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
29 de julio, 2005
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

Nuevas leyes enfocadas en adultos que proporcionan alcohol a menores

Ninguna comunidad está inmune a los problemas asociados con los menores y su consumo ilegal de alcohol. En el Distrito Senatorial 25, por ejemplo, todo verano los tejanos que viven en áreas a la vera de los ríos se quejan de los jóvenes que consumen alcohol al flotar o navegar por los ríos.

Todos los años, el consumo de alcohol por menores resulta en incontables accidentes, pérdida de vidas y destrucción de propiedad. Los adolescentes no están preparados para manejar los efectos del alcohol, así que, cuando toman, muchas veces dañan a otros, a ellos mismos o a propiedades.

A pesar de los mejores esfuerzos de la Legislatura, el consumo de alcohol por menores continúa siendo un problema. El año pasado, por ejemplo, los 236 agentes de la Comisión de Bebidas Alcohólicas de Texas emitieron 9,800 citaciones por menores en posesión de alcohol. Este número no incluye las emitidas por policías locales y sheriffs departamentales, ni tampoco las del Departamento de Seguridad Pública de Texas.

En el 2003, la Patrulla de Carreteras de Texas arrestó a 32,712 conductores y les extendió citatorias por conducir en estado de ebriedad. Comparado con el número total de conductores con licencia en Texas, los consumidores menores tenían una alta proporción tanto en citaciones emitidas como en accidentes de tráfico relativos a alcohol.

Los adultos muchas veces hacen posible que los menores tomen, comprándoles bebidas alcohólicas. Para disminuir el consumo de alcohol entre menores, la Legislatura de Texas, durante la sesión regular de este año, aprobó medidas aumentando el castigo a adultos que proveen alcohol a menores.

Actualmente, la pena por proporcionar alcohol a un menor es un delito de Clase A, castigado con multa de hasta $4,000 y/o hasta un año en prisión. A partir del 1º de septiembre de este año, los adultos que dan o venden alcohol a menores también podrían perder sus licencias de conducir.

La medida HB 1357 permite a los fiscales suspender por seis meses la licencia de conducir de un adulto declarado culpable de proporcionar alcohol a menores. La suspensión de la licencia de conducir podría extenderse hasta un año por reincidencia.

Actualmente, los adultos que proporcionan alcohol a menores no son responsables legalmente de los tremendos costos de casos en que el menor causa daños o mata a otra persona, o muere como resultado de conducir embriagado.

La HB 2868 hace responsables a los adultos mayores de 21 años por contribuir a la intoxicación de menores de 18 años. A partir del 1º de septiembre, las personas mayores de 21 años serán responsables por daños causados por la intoxicación de un menor de 18 años, si el adulto negligentemente sirvió o de alguna manera permitió el consumo de alcohol a un menor en la vivienda o negocio del adulto. Esta responsabilidad legal no incluye a los padres, guardianes o esposo del menor.

Los adultos deben recordar que Texas tiene una ley de total intolerancia al consumo de alcohol por menores de 21 años. Es ilegal que un menor conduzca con cualquier cantidad de alcohol detectable en su sangre.

Esperemos que estas leyes resulten en una marcada disminución en el número de arrestos anuales de menores a causa del alcohol, así como una marcada disminución del número de incidentes de destrucción de propiedad, daños personales y muertes en Texas.

arriba