COLUMNA DE OPINION
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
22 de julio, 2005
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

Conductores podrían meterse en líos si ignoran barricadas en puentes inundados

Nosotros los tejanos estamos familiarizados con el dicho: “Si no les gusta el tiempo en Texas, esperen un minuto que cambia”.

Nuevamente, el dicho prueba ser correcto. Hace sólo una semana, estaba prohibido hacer fuego afuera en todos los condados del Distrito Senatorial 25, debido a que llevaba más de 40 días sin llover. Ahora, nos estamos preparando para la posibilidad de inundaciones, debido al pronóstico de huracanes que engendran lluvias torrenciales que causan que arroyos, riachuelos y ríos crezcan y conviertan los puentes de cruce en peligrosas corrientes. Todos los años, ocurren más muertes por inundaciones que por ningún otro peligro relativo a tormentas.

Casi la mitad de estas muertes causadas por inundaciones ocurren en vehículos, cuando los conductores subestiman la fuerza y poder del agua, manejan alrededor de las barricadas y son llevados por la corriente. Ahogos como éstos podrían prevenirse si los motoristas obedecen las barricadas erigidas para impedirles manejar por estos cruces inundados.

A veces se hace necesario promulgar legislación para ayudar a protegernos de nosotros mismos. Durante la sesión regular de la Legislatura 79º este año, fui promotor en el Senado de la medida HB 1482 de la Cámara de Representantes, la que aumenta las penas a motoristas que manejan a través de barricadas previas a puentes.

Los motoristas que ignoran las barricadas puestas en puentes y otros lugares viales inundados, ponen en peligro sus vidas y las de sus pasajeros y rescatadores. La HB 1481 no solo convierte en delito Clase B el irrespetar una barricada --castigado con multa de hasta $2,000 y 180 días de prisión, sino que también permite a un juez ordenar restitución por el costo del rescate pagado por los contribuyentes.

Aunque la legislación castiga a los conductores que no respetan las barricadas, espero que haga aún más. Idealmente, la medida servirá como elemento disuasivo para aquellos que creen que “conocen el camino” tan bien que no tienen que respetar la barricada.

Aunque usted esté en un camino por el que maneja frecuentemente, no puede conocer certeramente la condición del suelo del puente o la profundidad del agua durante o después de lluvias fuertes. Las aguas de inundación podrían haber destruido partes del cruce.

Si hay inundaciones, vaya a terreno alto y deje las áreas que tienen tendencia a inundarse, como partes bajas, cañones y aguadas. Nunca intente cruzar corrientes de agua, y tenga especial cuidado a la noche cuando es más difícil juzgar la profundidad del agua que anega un camino.

Aquellos que manejamos por caminos y carreteras del Distrito Senatorial 25 conocemos los numerosos puentecitos que cruzan arroyos, riachos y ríos que hacen tan bello a nuestro distrito. Desafortunadamente, cuando esos arroyos y ríos crecen, pueden convertirse en mortales.

Esté manejando o caminando, cuando usted llega a un camino inundado, respete la advertencia del Servicio Nacional de Meteorología: “Dé la vuelta, no se ahogue”.

arriba